Es su primer protagónico y no podría estar más feliz al respecto. Finn Jones cuenta que, cuando se enteró de que había sido seleccionado para el papel, empezó a llorar y a saltar por todos lados. “Finalmente, después de años y años de audicionar y de desear ser el protagonista de algo, especialmente algo tan cool como esto, aquello por lo que he trabajado toda mi vida al fin sucede”, contó Jones a BuzzFeed el mes pasado.

Actualmente, se encuentra filmando los últimos capítulos de “The Defenders”, junto a Charlie Cox (Daredevil), Krysten Ritter (Jessica Jones) y Mike Colter (Luke Cage).

Sin embargo, la elección del actor para el papel de Danny Rand fue criticada en las redes sociales por miles de fans, que esperaban que su intérprete fuera de ascendencia asiática. Aunque en el cómic, Rand es de raza blanca, la gente se volcó contra Jones, atribuyéndole una responsabilidad que no es suya: la de enmendar el supuesto error de Marvel al retratar como blanco a un superhéroe cuyas características eran claramente asiáticas, debido al conflicto que Estados Unidos mantenía con diversos países de Asia durante los años setenta, década en la que apareció originalmente el cómic.

La primera temporada de “Iron Fist” está disponible en Netflix desde el 17 de marzo.

Ante la avalancha de críticas, el protagonista de Iron Fist decidió abandonar Twitter por un tiempo para, como él mismo expresó, concentrarse en terminar de filmar The Defenders, serie que cuenta la historia del equipo de superhéroes de Marvel conformado por Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist, y que pronto podremos ver también a través de Netflix.

Para interpretar a Danny Rand, Jones tuvo que aprender artes marciales.

¿Cómo te sientes al haber sido elegido para interpretar a un personaje apreciado por tanta gente?

Lea también:  Carla Testino: "Me gustaría mejorar la vida de mujeres que no han tenido oportunidades de desarrollarse"

Es genial poder traer a la vida a un personaje que ha estado presente durante tanto tiempo, y en otro formato, porque al haber estado tan expuesto, hay mucha historia sobre él. Como actor, tener toda esa información es útil a la hora de interpretarlo.

El entrenamiento físico que tuviste para tu personaje de Ser Loras, en Game of Thrones, ¿te preparó, de alguna manera, para el de Danny Rand?

En realidad, fue diferente. Ser Loras peleaba con espadas, mientras que Danny Rand es un personaje que usa sus manos, así que, realmente, no hubo habilidades que transferir. Pero algo que sí aprendí, gracias a mi experiencia en Game of Thrones, fue a aguantar un proceso tan largo de filmación.

Finn Jones se hizo conocido por su interpretación de Ser Loras Tyrell, en la serie de HBO “Game of Thrones”.

POLÉMICA EN REDES

Ya estás de vuelta en Twitter. ¿Qué opinas de la controversia racial en la que te viste involucrado?

Entiendo cómo está el mundo ahora, es un momento muy difícil para la gente, así que comprendo de dónde viene toda esa frustración, y apoyo firmemente el tema de la representación en la televisión y en las películas. De algún modo, estoy de acuerdo con lo que la gente dice. Pero con lo que no necesariamente estoy de acuerdo es con lo que han dicho sobre la serie. Nuestro show es increíblemente diverso y cuenta con una gran selección de actores de todo el mundo. Creo que, cuando tengan la oportunidad de verlo, van a quedar gratamente sorprendidos.

Eso te iba a comentar, porque he visto los primeros capítulos de la serie y creo que, más bien, hay énfasis en hacer visibles a muchas minorías, como gente que sufre de desórdenes mentales o indigentes, por ejemplo. De hecho, son justamente estas figuras marginales las que ayudan a Danny…

Lea también:  Nacho Vegas: las canciones son actos de empatía

¡Exacto! Y lo que me parece fascinante del personaje de Danny es que, a pesar de todo lo que ha vivido, de estar totalmente dañado y traumatizado, ha intentado siempre mantenerse positivo. Muchos personajes son blancos o negros: o es el tipo bueno o es el tipo malo; Danny es muy complejo.

Por Vania Dale Alvarado

LEE LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE COSAS 614.