Isabela Moner recién cumplirá dieciséis años el 10 de julio, pero en la prensa estadounidense ya han llegado a compararla con otra actriz que participó en la saga de Transformers: Megan Fox. Aunque haya nacido en Ohio, Isabela resalta sus orígenes peruanos como uno de los símbolos más valiosos de su vida. Visita el Perú dos veces al año; especialmente, por razones solidarias.

De Broadway pasó a ser uno de los íconos juveniles en Nickelodeon. Ahora, con apenas quince años, se alista para el estreno de su primer papel protagónico en la pantalla grande.

A los diez años debutó nada menos que en Broadway, al lado de Ricky Martin, en Evita, y luego se apoderó de las pantallas de Nickelodeon como CJ Martin en 100 Things to Do Before High School.

En julio de este año, tiene el reto de debutar en el cine como una de las protagonistas del blockbuster “Transformers”, en concreto, de “Transformers 5: The Last Knight”, junto a un elenco que incluye a Mark Wahlberg, Josh Duhamel, Anthony Hopkins y Peter Cullen, bajo la dirección de Michael Bay.

Tu mamá es peruana y, a pesar de haber nacido y crecido en Estados Unidos, tú también te consideras peruana…

Claro que sí. Algunas personas creen que me afecta que me consideren latina, pero no es verdad. Al contrario, estoy muy orgullosa de tener familia en el Perú. Hace algunas semanas estuve en Cusco, con mi mamá y mi hermano, apoyando la campaña social de una clínica local, y el próximo verano también estaré con ellos, en el Valle Sagrado.

En la quinta entrega de la saga “Transformers”, Moner da vida a Izabella, una joven que creció siendo huérfana y cuenta con un ‘transformer’ como único amigo.

En tu canal de YouTube, donde cuentas con más de 140 mil suscriptores, mencionas siempre que te gustaría ser peruana al cien por ciento.

¡Es cierto! (Risas). A pesar de que en los videos que publico hablo inglés, siempre he dicho que me gustaría ser cien por ciento peruana… De alguna manera, siento que lo soy. Si esto significa algo o inspira a alguna chica en el Perú, para que pueda perseverar en sus sueños, pues, perfecto. Me gusta que la prensa internacional me reconozca como latina.

Teniendo en cuenta los prejuicios que existen en Hollywood hacia los latinos, ¿has sufrido de discriminación?

No voy a mentir: no es fácil ser una chica latina en la industria de Hollywood. Si quiero un rol, siempre estoy audicionando para un papel latino que cuente con las características de estereotipo del personaje. Si quería incursionar en otro papel, los directores ponían excusas como: “Eres muy joven”. Pero yo sabía que eso no tenía nada que ver, porque actrices más jóvenes y más blancas que yo terminaban obteniendo el guion. Ahí te das cuenta de que es el tema racial lo que va en contra.

¿Decidiste no hablar español de niña, porque te discriminaban?

Lo que pasa es que gran parte de mi familia se mudó del Perú a Ohio y siempre hablábamos en español; entonces, en el colegio, pensaban que era tonta y lenta, porque no aprendía gramática. Así que decidí no hablar español nunca más, mientras estuviera allí. Ahora me arrepiento de eso; no tenía ningún sentido. Yo estaba orgullosa de quién era.

Katherine Moner, su madre, es la cómplice de Isabela en su camino como actriz desde los diez años.

Has pasado por Broadway, Nickelodeon y, ahora, encarnas un papel protagónico en “Transformers 5”. ¿Cuál es el secreto?

La verdad es que no hay ningún secreto. Creo que lo más importante es trabajar con tu talento y que las personas te conozcan tal como eres. En mis redes sociales, pueden ver cómo soy en realidad, y no como la sociedad quiere que sea… ¡Papás, pueden dejar que sus hijos vean mi Instagram! No soy de las que publican cosas raras.

Además, tu mamá es enfermera y tu papá, bombero. De por sí, nunca la tuviste fácil.

¡Claro! Bueno, mi familia siempre ha estado muy vinculada a las labores sociales. Mi abuelo colabora con Unicef y es una de mis mayores inspiraciones. A diferencia de las actrices que tienen papás famosos, con una carrera ya hecha y mucho dinero, yo soy normal, como todos. Lo de “Transformers” surgió como una mezcla del destino y el talento. Agradezco mucho a Michael Bay por pensar en mí y valorar mi trayectoria a mis catorce años (la edad en que le dieron el papel). Fue una experiencia muy bonita. Conocí a Anthony Hopkins… Fue muy divertido trabajar con él.

Marzo Zunino, actor peruano que también actuó en Broadway, es amigo de la familia Moner.

¿Qué referencias artísticas tienes del Perú y de la industria del cine peruano?

La verdad es que mi familia consume mucho del Perú. Son fanáticos de las telenovelas peruanas, pero, sobre todo, les encantaba la serie “Al fondo hay sitio”. Sé que ahora están produciendo más películas que antes; eso es buenísimo. Yo he visto “No estamos solos”, una película de terror con Marco Zunino. Él es muy amigo de mi mamá, y mío también. Además, nos gusta mucho la música de Grupo 5 y de Gian Marco. Una de las cosas que quiero hacer, en el futuro, es poder cantar con él. Sería muy bonito, porque lo escucho desde niña.

Por Estefany Valladares