Tiene 27 años, un Óscar como Mejor actriz por Silver Linings Playbook y más de una anécdota en su trayectoria. En el cumpleaños de Jennifer Lawrence, te presentamos cinco datos que conocías sobre su historia.

Primeros años

Jennifer Lawrence inició su carrera en la actuación a temprana edad. Tenía solo 14 años cuando realizó un viaje que cambiaría su vida para siempre. La actriz viajó desde Kentucky hasta Nueva York, solo para hacer la prueba de actuación de un pequeño papel. Los agentes quedaron tan impresionados con su actuación, que le dijeron a sus padres que nunca habían visto una interpretación en frío tan bien hecha. A partir de ese momento, Jennifer empezó a llevar cursos de interpretación y buscó el modo de finalizar sus clases de secundaria lo antes posible. 

La actriz nació en Louisville, Kentucky, hace 27 años.

Salto a la televisión 

Los inicios de la actriz se dieron en la televisión: participó en la serie Monk (2006) como la mascota de un equipo de baloncesto, así como en las famosas series Cold Case y Medium (2007), apareciendo en solo un episodio. 

Primer protagónico 

Tras haber participado en tres series de televisión como un personaje invitado, Jennifer tuvo la oportunidad de participar como actriz de reparto en la sitcom The Bill Engval Show. En esta serie la actriz participó de treinta capítulos durante casi dos años. Sobre su paso por el show, Bill Engvall -co estrella del programa- declaró a la revista In Touch:  “Estoy muy orgulloso de Jenny. Sabía desde el momento en que la contratamos que no la tendríamos por mucho tiempo. Odio esta frase pero no hay otra manera de describirla: ella tenía talento”.

Un tatuaje misterioso

En una entrevista a la revista Vogue, Jennifer reveló el significado del pequeño tatuaje que tiene en la mano: H2O. “Quería recordarme que debía beber más agua”, declaró a la revista. “Nunca tuve un símbolo o una frase que fuera tan importante para mí como para ser tatuada; entonces, pensé, lo más importante era mantenerme hidratada para siempre y sentí que mi tatuaje era bastante práctico”. 

En la entrevista a Vogue, la actriz asegura que escribió H20 de manera errónea, olvidando que el número 2 debía ser más pequeño.

Winter’s Bone

La película que puso la atención de Hollywood en Jennifer Lawrence fue Winter’s Bone (2010), que le valió una nominación al Óscar como Mejor actriz con solo veinte años. Cuando su madre leyó el libro en el que se basó la película, le dijo a Lawrence que ella sería perfecta para interpretar al personaje principal de Ree Dolly. Sin embargo, Debra Granik, la escritora y directora de la película, le dijo a Lawrence que ella era muy bonita para interpretar ese rol. Para desmentir las palabras de Granik, Lawrence se presentó a la audición después de haber caminado 13 cuadras bajo la nieve de Nueva York y con el cabello sin lavar durante una semana. Sin duda, su esfuerzo valió la pena.