Este martes, la familia real británica se reunió en el Palacio de Buckingham para una íntima recepción organizada por la mismísima reina Isabel II. ¿El motivo? Celebrar los 50 años de investidura del príncipe Carlos. 

El 1 de julio de 1969, Carlos de Inglaterra fue declarado príncipe de Gales y conde de Chester en una ceremonia que se realizó en el Castillo de Caernarfon y que se transmitió en vivo a través de la televisión.

La presencia de la reina Isabel II fue sumamente importante ese día, ya que la monarca del Reino Unido fue la encargada de coronarlo. Parece que, 50 años después, la historia se repite: este martes 5 de marzo, el “eterno heredero” de Inglaterra fue conmemorado en una recepción organizada por su madre.

La investidura oficial de Carlos de Inglaterra se realizó el 1 de julio de 1969. Instagram: @clarencehouse

La recepción fue la oportunidad propicia para que la familia real se reencontrará, ya que los duques de Cambridge y los duques de Sussex no coincidían en un evento protocolar desde Navidad.

Nadie pasó por alto la presencia de Kate Middleton y Meghan Markle. Ambas duquesas no habían sido fotografiadas juntas desde la tradicional misa de Navidad en Sandringham, en la que apagaron los rumores de su posible enemistad. 

Ambas duquesas brillaron por la elección de sus outfits. Mientras que Kate Middleton escogió un vestido verde menta con cuello abotonado de Alexander McQueen, Meghan Markle optó por un abrigo blanco de Amanda Wakeley que tampoco pasó desapercibido. 

La tormenta del príncipe Carlos 

Instagram: @kensingtonroyal

Según El País, una ONG presidida por Carlos de Inglaterra, la Fundación del Príncipe para Obras Caritativas, “ha recibido donativos de una compañía en un paraíso fiscal utilizada para canalizar grandes sumas de dinero desde Rusia”.

Lea también:  London Bridge: la operación que se prepara para la muerte de la reina Isabel

Estas revelaciones salieron a la luz gracias a una publicación del diario británico The Guardian y han sacudido el Reino Unido, a pesar de que Clarence House señaló que las organizaciones benéficas del príncipe de Gales gestionan de forma independiente sus fondos.