Harry y Meghan, los duques de Sussex, podrían tardar una década en pagar las deudas de Frogmore Cottage. La factura asciende a $22,000 dólares al mes.

Por Alejandra Grau

El duque y la duquesa de Sussex pueden haberse mudado recientemente a una mega mansión en Beverly Hills, pero eso no quiere decir que sus finanzas están bajo control. 

Frogmore Cottage SussexComo se sabe desde hace unas semanas, los Sussex están viviendo en la casa de Tyler Perry en el condominio privado de Beverly Ridge Estates, en una mansión cuyo valor asciende a $ 18 millones de dólares. Sin embargo, siguen teniendo que asumir los pagos mensuales de la que fue su residencia principal en el Reino Unido, Frogmore Cottage. 

El diario The Mail on Sunday informa que el pago mensual de los Sussex ha aumentado a £ 18,000 ($22,000) por mes, para poder comenzar a cubrir el costo de la renovación de la residencia. Sin embargo, incluso pagando esa cifra, la pareja tendrá dificultades para cubrir todas sus deudas antes que la década termine.

Frogmore Cottage Sussex

La renovación de la propiedad fue un regalo de bodas a la pareja de la abuela de Harry, la Reina. Sin embargo, costó alrededor de £ 2.4 ($2.9) millones, ya que los Sussex superaron el presupuesto original asignado al elegir una decoración más cara.

El reclamos de los ciudadanos británicos contra los Sussex

Este costo extra, que fue pagado por los contribuyente a través de un Impuestos Soberano, fue uno de los temas que más se debatieron en torno a la decisión de la pareja de separarse de la Familia Real. Si se iban a volver financieramente independientes, los Sussex deberían asumir ese gasto. Muchos ciudadanos pidieron que la suma de dinero se devolviera, ya que la pareja ya no actuaría como miembros de la realeza ‘en funciones’.

Sin embargo, los informes iniciales indicaron que los Sussex sí tenían la intención de seguir viviendo en Frogmore Cottage sin pagar alquiler. 

Frogmore cottage Sussex

Sin embargo, después de las negociaciones con la Reina, el Príncipe Harry, se tomó la decisión de que la pareja tendría que pagar el Impuesto Soberano por la restauración de Frogmore Cottage. En ese momento, no se anunció cómo se harían los pagos. 

La Reina en Frogmore Cottage

La Reina, en Frogmore Cottage.

La pareja no vivió en Frogmore Cottage por mucho tiempo. Se mudaron a la residencia poco antes del nacimiento de su primer hijo, Archie Mountbatten-Windsor, en abril del año pasado. Meses después, sin embargo, la dejaron para alojarse en Canadá. En marzo se mudaron a Los Ángeles, donde se cree que harán un hogar definitivo.

Cuando tomaron posesión de Frogmore Cottage por primera vez, la casa se encontraba en mal estado. La otrora gran residencia había sido seccionada en cinco cabañas. Los Sussex le devolvieron la gloria de antaño.