James Middleton descubrió la apicultura como forma de meditación a partir de un regalo de su hermana, la duquesa de Cambridge. Actualmente, posee medio millón de abejas y ha revelado que cuidarlas le ha permitido lidiar con sus problemas de depresión.

Por Redacción COSAS

Aunque tuvo que posponer su boda con Alizée Thevenet, James Middleton vive un gran momento personal tras superar la depresión. El hermano de la duquesa de Cambridge siempre ha manifestado que sus cinco perros fueron un gran apoyo en los momentos de más oscuridad. No obstante, ahora acaba de confesar que otros animales también lo ayudaron a salir adelante y que a la fecha son su mejor remedio contra la ansiedad y su refugio de paz mental. El menor del clan Middleton no deja de sorprendernos. Es así que hemos conocido su faceta de apicultor.

Su familia, incluida la esposa del príncipe William, lo animaron a cultivar esta afición. En 2011 le obsequiaron una caja con mil abejas. “El regalo de cumpleaños más fantástico que podía imaginar”, expresó. “Siempre había anhelado tener abejas, pero no fue hasta que cumplí los 24 años cuando el deseo se hizo realidad”, sostuvo en un artículo publicado recientemente por el “Daily Mail”. Una década más tarde, James Middleton tiene medio millón de abejar repartidas en ocho colmenas en Buckleburry Manor, Berkshire.

James, quien desde niño mostró gran interés por la naturaleza al punto de tener colonias de hormigas y granjas de gusanos, asegura que su pasatiempo se debe “quizá a leer libros de Winnie Pooh y su tarro de miel”. “Me encanta pasar tiempo con mis abejas, revisarlas, y recolectar su miel: es un trabajo relajante, un bálsamo para mentes con problemas”, afirma. “Criar y cuidar abejas para mí es una suerte de meditación. Puedo estar tan inmerso en esto que las horas pasan sin darme cuenta. ¡Es herramienta maravillosa contra el estrés, la ansiedad y la depresión”, resalta el hermano de Kate y Pippa Middleton.

Lea también:  Desafía al coronavirus: la reina Elizabeth II no abandonará Londres

Otros beneficios

James, de 33 años, también destaca las cualidades de la miel a la que considera “una de las mejores medicinas de la naturaleza”. Entre sus propiedades remarca que es antibacteriana, ayuda a la digestión, los resfriados, proporciona mayor energía e incluso cura los trastornos del sueño. “Todos los días tomo una cucharadita y no podría recomendarla más”, continúa. Además, reconoce que su futura esposa le está ayudando en sus labores y que le regaló un traje de seguridad al poco tiempo de conocerse.

Tal parece que la apicultura está de moda entre la realeza y las celebridades. El pasado mes de mayo, Estelle y Oscar de Suecia acompañaron a su madre a visitar las colmenas reales. Provistos de sus trajes de protección, los pequeños disfrutaron del paseo. Por su parte, David Beckham y su familia han construido una colmena en su casa de los montes Cotswolds durante el confinamiento.

Como se recuerda, a fines de 2016 empezó el infierno de James Middleton, quien pese a tener una vida privilegiada y el cariño de sus seres queridos, experimentó lo que él llama “el cáncer de la mente”. “La depresión es solo una pequeña parte del complejo rompecabezas que soy yo”, señaló. Anteriormente, había padecido dislexia severa y trastorno de déficit de atención que lo llevaron a ser impulsivo, impaciente o a empezar las cosas y no concluirlas. En 2017, tras un año en tratamiento, logró tomar de nuevo las riendas de su vida y encontró el amor en Alizée.

 

Fotos: @jmidy, @davidbeckham, @kungahuset