El príncipe Harry y Meghan Markle participaron hoy en un evento de la revista ‘Time’ para moderar un conversatorio sobre los peligros de las redes sociales. “Esta es una crisis global, una crisis global de odio, una crisis global de desinformación y una crisis de salud mundial”, es como calificó el duque de Sussex el impacto que generan.

Por Alejandra Grau

El príncipe Harry y Meghan Markle participaron hoy en uno de los eventos más esperados de todos los que tenían en su agenda. Tal y como se anunció hace unos días, los Sussex han moderado uno de los eventos TIME100 de la revista Time llamado Engineering a Better World, donde han conversado con expertos, creadores digitales y periodistas sobre las formas en las que podemos conseguir un mundo digital más compasivo y seguro.

Duques de Sussex Time100

Reflexiones de los Sussex sobre la era Covid-19

En videoconferencia desde el salón de su casa, escenario habitual de otras conferencias recientes en las que han participado, los Sussex comenzaron su intervención hablando de un tema obligado: el coronavirus. En concreto, sobre cómo la pandemia ha cambiado el significado de una pregunta que antes hacíamos de manera automática cuando nos encontrábamos con alguien.

“Creo que ahora cuando la gente pregunta cómo estás realmente quieren saberlo. Antes de este año, todos la decíamos y nos sentíamos satisfechos cuando nos respondían con un ‘Estoy bien, como siempre, gracias’. Pero ahora se ha convertido en otra cosa. Ahora queremos saber realmente cómo están los demás. Queremos una respuesta sincera”, reflexionó Harry.

Meghan, por su parte, quiso demostrar que también se puede sacar algo positivo de estar viviendo esta situación. En su caso, el tiempo que han ganado para estar al lado de su hijo Archie.

Lea también:  Royal Wedding: estas son las reacciones más divertidas de Twitter

“Todo el mundo está lidiando con una versión diferente de lo mismo”, dijo. “Nosotros por ejemplo hemos aprovechado para pasar tiempo de calidad con nuestro hijo, para no perdernos ni un solo momento de su crecimiento y desarrollo, que ha sido realmente especial”, afirmó.

La amenaza de las redes sociales

Claro que no era para hablar de su vida privada lo único por lo que los Sussex aparecieron en este evento. También hubo espacio para tratar el problema al que el mundo se enfrenta por culpa de las redes sociales, a las que Meghan ha comparado en el pasado con una droga que crea mucho adicción.

“Puede resultar abrumador intentar comprender todos los matices de lo que sucede cuando estamos online. Es algo que abarca todo y nos afecta a un nivel multifacético”, explicó Markle, que relató cómo han estado varios meses hablando con exempleados de grandes empresas tecnológicas, neurólogos y profesionales para encontrar una solución a este problema. Sobre todo a convertir Internet en un “espacio más saludable y mejor para todos”.

“Lo que está sucediendo en el mundo online está afectando al mundo real. No está restringido a ciertas plataformas o ciertas conversaciones o grupos en las redes sociales. Esta es una crisis global, una crisis global de odio, una crisis global de desinformación y una crisis de salud mundial”, concluyó Harry. Así, dejó en claro que este ámbito será una de las grandes temáticas que marcarán el trabajo futuro de los Sussex.