El columnista británico Piers Morgan lanza una dura crítica contra los duques de Sussex: “Se necesita un grado asombroso de narcisismo para dártelas de víctima desde tu mansión californiana, mientras el mundo se tambalea por una pandemia y el príncipe Felipe yace gravemente enfermo en el hospital. El único servicio que Meghan y Harry conocen es el autoservicio.”

Por Piers Morgan

“Quiero estar sola”, dijo Greta Garbo en la famosa película Grand Hotel, “solo quiero estar sola”. La actriz de Hollywood adoptó el mismo mantra en su propia vida fuera de la pantalla, con un ligero giro, explicando: “Quiero que me dejen sola”.

Y consiguió su deseo, principalmente porque se comportó de una manera que le permitió una privacidad casi completa. Cuanto más famosa se volvió Garbo, que odiaba a los medios, y durante un tiempo fue la estrella más grande del mundo, más se alejó del centro de atención. Evitó las entrevistas, dejó de asistir a estrenos y entregas de premios, se negó a firmar autógrafos y ni siquiera respondió al correo de los fans.

Funcionó.

Se quedó sola y disfrutó de la privacidad que ansiaba.

La gran hipocresía de Meghan y Harry

Compare y contraste el comportamiento de Garbo con el del duque y la duquesa de Sussex, quienes también suplicaron constantemente que los dejaran solos desde que dejaron la familia real hace 14 meses.

Estaban hartos de la prensa británica terriblemente intrusiva, hartos de las limitaciones de la vida real, hartos de ser criticados y desesperados por una nueva vida en Estados Unidos que los liberara de sus terribles vidas.

El duque y la duquesa de Sussex han rogado regularmente que los dejen solos desde que dejaron la familia real hace 14 meses. Estaban hartos de la prensa británica terriblemente intrusiva, hartos de las limitaciones de la vida real, hartos de ser criticados y desesperados por una nueva vida en Estados Unidos que los liberara de sus terribles vidas.

Clips de la entrevista de Meghan y Harry con Oprah que será emitida el 7 de marzo.

Pero resulta que quedarse solo es lo último que querían Meghan y Harry. En un tráiler de su relato con Oprah, Meghan, con un vestido negro de Armani de $ 4,700, no dice nada y solo se la ve acunando su panza o agarrada de la mano de su esposo en el jardín de su lujosa casa. "Parece que hubo un punto de ruptura", le pregunta Oprah. ¿Estuvo en silencio o fue silenciado?

Pero resulta que quedarse solos es lo último que querían Meghan y Harry. En un tráiler de su relato con Oprah, Meghan, con un vestido negro de Armani de $ 4,700 dólares, no dice nada y solo se la ve acunando su panza o agarrada de la mano de su esposo en el jardín de su lujosa casa. “Parece que hubo un punto de ruptura”, le pregunta Oprah. ¿Estuvo en silencio o fue silenciado?

En la parte más discordante de la broma de Oprah, Harry dice 'ha sido increíblemente difícil para nosotros dos, pero al menos nos tenemos el uno al otro'. Realmente se necesita un grado asombroso de narcisismo egoísta para decir esas palabras después de un año en el que 2.5 millones de personas han muerto en una pandemia global y decenas de millones han perdido sus trabajos y están sufriendo terribles dificultades financieras.

“El duque y la duquesa de Sussex han rogado regularmente que los dejen solos desde que dejaron la familia real hace 14 meses. Estaban hartos de la prensa británica terriblemente intrusiva, hartos de las limitaciones de la vida real, hartos de ser criticados y desesperados por una nueva vida en Estados Unidos que los liberara de sus terribles vidas.”

En la parte más discordante de avance de la entrevista de Oprah, Harry dice: “ha sido increíblemente difícil para nosotros dos, pero al menos nos tenemos el uno al otro”. Realmente se necesita un grado asombroso de narcisismo egoísta para decir esas palabras después de un año en el que 2.5 millones de personas han muerto en una pandemia global, y decenas de millones han perdido sus trabajos y están sufriendo terribles dificultades financieras. Y hacer todo esto mientras el abuelo de Harry, el príncipe Felipe, yace gravemente enfermo en un hospital de Londres es francamente indignante.

El príncipe Philip, esposo de la Reina Elizabeth, se encuentra grave de salud y está hospitalizado actualmente.

El príncipe Philip, esposo de la Reina Elizabeth, se encuentra grave de salud y está hospitalizado actualmente.

Por encima de todo, querían PRIVACIDAD.

Lea también:  ¿Quiénes podrían ser los padrinos del royal baby?

Hoy tienen todo lo que deseaban.

Viven en una gran mansión de $ 15 millones de dólares en Santa Bárbara, California.

Ya no están obligados a realizar ningún deber real a pesar de conservar sus títulos reales.

Pueden llevar exactamente la vida que quieran.

¡Están libres!

Greta Garbo

Cuanto más famosa se volvía Greta Garbo, que odiaba a los medios, más se alejaba del centro de atención. Compare y contraste el comportamiento de Garbo con el del duque y la duquesa de Sussex, quienes también suplicaron regularmente que los dejaran solos desde que dejaron la familia real hace 14 meses.

El ego de los Sussex: una auto-promoción interminable

Pero resulta que quedarse solo es lo último que querían Meghan y Harry.

Por supuesto, hubo unas pocas semanas después de que huyeron de Gran Bretaña por primera vez cuando se mantuvieron solos en Canadá mientras una pandemia global arrasaba el mundo.

Pero desde entonces, se han embarcado en un implacable bombardeo mediático que se burla por completo de su afirmación de querer privacidad.

Apenas ha pasado una semana sin un nuevo anuncio de la pareja, desde su lucrativo podcast de Spotify y ofertas de documentales de Netflix, hasta entrevistas y charlas interminables de Zoom, un artículo de opinión escrito por Meghan que revela que había tenido un aborto espontáneo y luego noticias de un nuevo bebé acompañado de imágenes íntimas de ellos acostados bajo el árbol del amor.

Incluso invitaron a un fotógrafo a unirse a ellos mientras visitaban un cementerio de Los Ángeles el domingo de la fiesta religiosa Remembrance después de que a Harry se le negara el permiso para que alguien colocara una corona de misa en su nombre en Londres en la ceremonia oficial.

En medio de toda esta autopromoción interminable, han estado envueltos en una guerra furiosa e indignada contra las organizaciones de noticias, especialmente la prensa británica, quejándose de intrusiones e inexactitudes, y entablando demandas para proteger su privacidad.

He observado todo esto con creciente desdén y ridiculizado repetidamente sus obvios dobles raseros y su deseo extraordinariamente arrogante de querer tener su pastel de privacidad y comérselo mientras explotan su estatus real para obtener una gran ganancia financiera.

James Corden y Harry

“He observado todo esto con creciente desdén y ridiculizado repetidamente sus obvios dobles raseros y su deseo extraordinariamente arrogante de querer tener su pastel de privacidad y comérselo mientras explotan su estatus real para obtener una gran ganancia financiera”. En la foto: el príncipe Harry aparece en The Late Late Show de James Corden.

Harry decidió demostrar su deseo de privacidad dando una entrevista sobre su vida privada en el techo de un autobús descapotable en Hollywood a su compañero James Corden. ¿En qué planeta cree que está este último que le permite seguir suplicando privacidad cuando está contando sus entrañas sobre su familia en un recorrido en autobús por Beverly Hills?

Las incongruencias de Meghan y Harry

Es la misma hipocresía que causó su ruptura con la prensa británica en primer lugar.

Hasta su boda en mayo de 2018, Meghan y Harry disfrutaron de una prensa fantásticamente positiva de los mismos periódicos que ahora profesan despreciar.

Lea también:  Spoiler alert: Meghan Markle podría dar a luz en cualquier momento

El hecho de que un príncipe real se casara con una mujer birracial fue visto como algo brillante para el país y casi universalmente bienvenido por los medios y el público.

Luego vino el furor por el padre de Meghan y su decisión de repudiarlo después de que él se confabulara con un fotógrafo para tomarle fotos y mejorar su imagen.

¿Imagina cómo se debe sentir Thomas Markle hoy cuando ve la forma en que su hija, alejada de él, y el yerno que nunca conoció se confabulan constantemente con los fotógrafos para mejorar sus propias imágenes?

Después de la boda, Meghan y Harry decidieron que les correspondía darnos una cátedra al resto de nosotros sobre cómo llevar nuestras vidas.

Hablaban sobre el medio ambiente mientras utilizaban jets privados como taxis.

Predicaron sobre la pobreza mientras organizaban baby showers de $ 500,00 de dólares en Nueva York.

Tomaron millones en efectivo de los contribuyentes de impuestos británicos para renovar su casa de regalo Frogmore Cottage, luego se negaron a revelar incluso los detalles básicos sobre el nacimiento de su hijo Archie.

Y así continuó.

Continuaron haciendo cosas hipócritas que merecían críticas, pero cuando los medios los criticaron debidamente, luego acusaron a los medios de acoso racista.

Prensa, prensa y más prensa…. hasta que no les gusta lo que escriben

Apenas 18 meses después de la boda que envió a Gran Bretaña a un frenesí de alegría, alimentada por una prensa extasiada, se fueron.

Y ahora hemos alcanzado el punto más bajo de esta absurda telenovela real en curso, la semana en la que todo lo que los Sussex han afirmado ser y profesan querer, les ha estallado la cara de una manera tan ridículamente hipócrita que es casi más allá de la parodia.

Primero, Harry decidió demostrar su deseo de privacidad dando una entrevista sobre su vida privada en el techo de un autobús descapotable en Hollywood a su compañero James Corden.

Ahora, no me malinterpretes: para Corden, quien ha sido mi compañero durante mucho más tiempo que el de Harry, eso no fue nada más que una primicia periodística.

MEghan embarazo

Apenas ha pasado una semana sin un nuevo anuncio de la pareja, desde su lucrativo podcast de Spotify y ofertas de documentales de Netflix, hasta entrevistas y charlas interminables de Zoom, un artículo de opinión escrito por Meghan que revela que había tenido un aborto espontáneo y luego noticias. de un bebé recién nacido acompañado de imágenes íntimas de ellos acostados bajo el árbol del amor.

Pero, ¿en qué planeta cree que está este último que le permite seguir suplicando privacidad cuando está contando sus entrañas sobre su familia en un recorrido en autobús por Beverly Hills?

Bueno, resulta que está en el mismo planeta que su esposa Meghan, quien también cree que la privacidad es una mercancía que se intercambia por publicidad, fama y ganancias financieras.

El confesionario del autobús de Harry fue solo el aperitivo para la comida principal de 8 platos este domingo cuando los dos se sentaron con la reina del chat Oprah Winfrey para una entrevista de CBS en un mega horario de máxima audiencia que aparentemente es tan jugosa (Oprah dice que es lo mejor que ha hecho jamás) hecho, lo que debería hacer sonar las alarmas en el Palacio de Buckingham dada la cantidad de entrevistas extraordinariamente reveladoras que ha realizado en su larga carrera) tuvo que extenderse de 90 minutos a dos horas.

Meghan Harry

En medio de toda esta autopromoción interminable, Harry y Meghan habían estado envueltos en una guerra furiosa e indignada contra las organizaciones de noticias, especialmente la prensa británica, quejándose de intrusiones e inexactitudes, y entablando demandas para proteger su privacidad. En la foto: La pareja aparece en una llamada de Zoom para el Mes de la Historia Afroamericana.

Si el trailer de la entrevista al estilo de una película lanzado anoche algo anticipa, es que por lo que han declarado, podría hacer que la infame entrevista de la BBC de la princesa Diana parezca un “tea-party”.

Lea también:  Arruinados los planes del príncipe Harry y Meghan Markle por San Valentín

Oprah promete revelaciones ‘impactantes’, dice que ‘ningún tema estaba fuera de los límites y le dice a la pareja que han dicho,’algunas cosas bastante impactantes’.

Meghan, con un vestido negro de Armani de $ 4,700, no dice nada, y solo se la ve acunando su panza o sosteniendo la mano de su esposo en el jardín de su lujosa casa.

“Parece que hubo un punto de ruptura”, le pregunta Oprah. ¿Estuvo en silencio o fue silenciado?

Escucharemos las respuestas el domingo, pero ya podemos adivinarlas porque durante su charla en el autobús, Harry culpó a la prensa británica ‘tóxica’ por la decisión de abandonar Gran Bretaña y la realeza, y en la broma de Oprah, él dice que fue para evitar que Meghan terminara de la misma manera que su madre.

Diana

Por supuesto, he dicho todo esto muchas veces antes, y habrá muchos que se compadezcan de un hombre que, cuando era niño, tuvo que caminar detrás del ataúd de su madre después de que ella murió en un accidente automovilístico. Ningún niño debería haber pasado por eso, y hablo como alguien que asistió al funeral de su propio padre cuando tenía un año.

Pero ya fue hace 24 años, y la creencia de Harry de que la prensa mató a Diana en esa fatídica noche en París ignora el hecho de que en realidad era un conductor ebrio a exceso de velocidad.

Si el avance al estilo de una película lanzado anoche es algo para seguir, podría hacer que la infame entrevista de la BBC de la princesa Diana parezca una fiesta de té.

Si el avance al estilo de una película lanzado anoche es algo para seguir, podría hacer que la infame entrevista de la BBC de la princesa Diana parezca una fiesta de té.

Durante su charla en el autobús, Harry culpó a la prensa británica ‘tóxica’ por la decisión de abandonar Gran Bretaña y la realeza. Y en la broma de Oprah, dice que fue para evitar que Meghan terminara de la misma manera que su madre. En la foto: Diana es entrevistada por Martin Bashir

Sí, los paparazzi la perseguían, como siempre, pero Diana jugó el juego de los medios duro y rápido cuando le convenía, como puedo atestiguar por numerosas experiencias personales de su colusión directa conmigo, cuando yo era editor de un periódico, en historias y fotos.

Ahora veo el mismo rasgo contradictorio en Meghan y Harry: una furiosa pretensión de que odian la atención de los medios, pero una voluntad constante de usar los medios cuando les conviene.

En el centro del debate sobre ellos se encuentran dos cosas. 1) ¿Por qué, si realmente quieren liberarse de la realeza, todavía usan sus títulos para promover su marca y ganar millones? 2) ¿Por qué, si realmente quieren privacidad, ahora están haciendo todas estas grandes entrevistas televisivas, arrojando basura sobre sus familias?

Incluso ahora, hay muchos que me me gritarán “¡déjenlos solos!”

Pero ya sea que los ames o los odies, seguramente hemos pasado la etapa de pensar que tienen algún deseo de que los dejen en paz.

Más incongruencias

En una nueva nota de portada actualizada de su fundación benéfica, declaran: “Bienvenido a Archewell. A través de nuestro trabajo sin fines de lucro, así como de activaciones creativas, impulsamos un cambio cultural sistémico en todas las comunidades, un acto de compasión a la vez”.

Todo esto suena genial hasta que recuerdas a esta pareja que ha estado en una amarga guerra sin compasión con sus familias durante años.

Escucharemos mucho más de esta tontería cursi el domingo.

Meghan se agarrará el pecho y llorará por la terrible intrusión en sus vidas.

Los labios de Harry temblarán mientras se enfurece contra los medios negativos.

Y harán todo esto mientras usan la plataforma de medios más grande del mundo para inmiscuirse en sus propias vidas y ser negativos con todos los que culpan por su vida actual de lujo sin obligaciones en Estados Unidos.

Dar esas declaraciones desde el lujo gloriosamente seguro de un condominio de millonarios californianos. Mientras el glorioso sol de todo el año los acompaña todo el año. Mientras acumulan millones de dólares intercambiando su estatus real. Es el mensaje más sordo desde que a Marie Antoinette le dijeron que los ciudadanos franceses hambrientos no tenían pan y se burló: “¡Qué coman pastel!”

Y hacer todo esto mientras el abuelo de Harry, el príncipe Felipe, yace gravemente enfermo en un hospital de Londres es francamente indignante.

Pero, ¿qué más deberíamos esperar de una pareja que recientemente intentó sermonear a la Reina sobre el “servicio”?

El único servicio que conocen estas dos víctimas profesionales, obsesionadas por sí mismas, extremadamente hipócritas, es el autoservicio.