Recordamos al príncipe Philip, duque de Edimburgo, previo a lo que sería su centésimo cumpleaños. La reina Elizabeth conmemorará de manera privada la fecha.

Por Benjamín Palma

Este 10 de junio será una fecha con sentimientos encontrados para el pueblo británico: conmemorarán el cumpleaños del príncipe Philip. Esposo de la durante más de siete décadas, ayudó a modernizar la monarquía británica y a guiar a la familia real a través de repetidas crisis. Su muerte el 9 de abril, un golpe del que muchos aún no se recuperan.

De acuerdo a las declaraciones del autor de la realeza, Ian Lloyd, la Reina rendir homenaje al difunto duque de Edimburgo asistiendo a un servicio privado. “Creo que algo sucederá el jueves, me imagino a la Reina yendo a un servicio privado en la capilla privada del Castillo de Windsor”, declaró al medio británico Express.

El confort de toda una nación

Los expertos dicen que Su Majestad, de 95 años, recibirá apoyo de su familia ese día. Así, según otro experto real, la Reina disfrutaría de una llamada de Zoom con el príncipe Harry, Meghan Markle y su hija recién nacida, Lilibet, el jueves.

Reina Elizabeth y Archie

La Reina y el Duque pasaron un momento encantador cuando conocieron a Archie en 2019. Repetirá la ocasión con Lilibet, en lo que sería el centésimo cumpleaños de Philip.

Además, el comentarista real Richard Fitzwilliams dijo a Entertainment Daily: “Este también será un momento para que la nación recuerde al príncipe Philip.” Estamos seguros que, la nación que copó las calles para transmitir su pésame a la Familia Real, a pesar de la pandemia, guardará un luto solidario nuevamente.

funeral principe Philip

A pesar de que no podían acceder al recinto de por seguridad, una numerosa cantidad ciudadanos coparon las calles para transmitir su cariño a la familia real.

Philip de Edimburgo

cumpleaños del príncipe Philip

Mayo de 1948: el príncipe Philip, duque de Edimburgo, saluda a través del techo abierto de un automóvil.

Al final del día, ¿cómo deberíamos recordar al príncipe Philip? Como un revolucionario. Nunca fue alguien que se aferrase al pasado. Fue una de las personas a favor de que la coronación de la reina fuera televisada, esto llevó a miles a comprarse una televisión en la época. Además, siempre fue de la idea de modernizar la monarquía. Interesado siempre por los avances tecnológicos, fue una de las primeras personas en manejar un coche eléctrico en los años 60.

Lea también:  Kate Middleton podría arrebatarle al príncipe Andrew uno de sus últimos privilegios

Como un monarca sin filtros. A diferencia de su esposa, la reina Elizabeth, quien era más reservada y solía mantenerse fuera de la política, el Duque siempre fue directo. Durante toda su vida dejó claro que el propósito de la monarquía es servir a la gente y no al revés. Esta franqueza no llegó sin problemas, pues muchas veces su falta de filtro llegó a causar controversia; pero esto nunca afectó su forma de ser.

Como un gran aficionado de los vehículos. Una pasión por Land Rover demostrada desde que recibiera su primer modelo en 1953. El Duque nunca dejó de lucir vehículos de la marca desde entonces. No lo hizo durante su juventud, ni cuando tuvo su accidente en 2019, y en su último adiós, se encargó personalmente de que ese no fuera el caso.

Pero, por sobre todo, el consorte británico con más años de servicio, fue un gran padre, abuelo, bisabuelo y marido; un verdadero hombre de familia.

Y a pesar de todo, de tener un legado importante durante décadas y una vida digna de ser inmortalizada en película, el Duque siempre fue un hombre modesto en cuanto a celebraciones. Así que mañana, todo en moderación.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.