La boda del siglo: Todo lo que necesitas saber sobre el día de la boda de Carlos y Diana, en su 40 aniversario.

Por Alejandra Grau

La princesa Diana y el príncipe Carlos dejan la iglesia de St Peter

La princesa Diana y el príncipe Carlos dejan la catedral de St Paul en su carruaje.

Fue nombrada la ‘boda del siglo’, declarada fiesta nacional y revivida en la cuarta temporada de The Crown. Fue el día en que Lady Diana Spencer, de 20 años, se convirtió en princesa de Gales y se casó con el heredero a la corona británica, el príncipe Carlos de 32 años, en lo que se convertiría en una de las bodas reales más famosas de la historia y considerado ‘el último gran evento estatal del siglo XX’.

La fecha

El 29 de julio de 1981, Lady Diana Spencer apareció en la Catedral de San Pablo con su padre, Earl Spencer, para decir ‘Sí, quiero’ al Príncipe Carlos, visto por 3.500 invitados y 750 millones de personas más en la televisión. La boda tuvo lugar solo cinco meses después de que se anunciara oficialmente su compromiso.

Diana afirmó haber visto a Charles solo 13 veces entre el comienzo de su noviazgo y su boda de 1981.

El vestido

El retrato oficial de Diana después de la boda.

El retrato oficial de Diana después de la boda.

El vestido de novia la princesa Diana,  se convirtió en uno de los vestidos de novia más icónicos de todos los tiempos, a menudo apodado el ‘secreto más celosamente guardado en la historia de la moda’ porque se revelaron pocos detalles hasta su ingreso al altar.

El traje fue diseñado por el equipo formado por los esposos David y Elizabeth Emanuel, una joven pareja de diseñadores que de repente se verían impulsados ​​a la escena internacional. Elizabeth Emanuel le dijo a la prensa: “El día que recibimos la llamada telefónica cambió nuestras vidas”.

A pesar de la juventud de Diana, “ella siempre supo exactamente lo que estaba buscando, hasta la herradura con diamantes cosida en la cintura para la buena suerte”, escribió la biógrafa de Diana, Tina Brown. ‘[El vestido] traía a la realidad su fantasía de princesa. Insistió en que tuviera mangas abullonadas y un faldón flotante de seda, su cola de tafetán de veinticinco pies, su cintura cortada y encaje antiguo bordado con perlas y lentejuelas.

El traje elegido fue un vestido de cuento de hadas de tafetán de seda con mangas abullonadas que definieron la era de los ochenta y un cola de 25 pies, el más largo en la historia de los vestidos de novia reales, significa prosperidad y se tiene la creencia de que entre mas larga, mas abundancia, adornado con 10,000 lentejuelas y perlas de nácar, con un costo estimado de £ 90,000.

Lea también:  La renovación de un clásico: noventa aniversario del Country Club Lima Hotel
El fabuloso tren de la princesa Diana.

La fabulosa cauda o cola  del vestido de la princesa Diana.

Desde entonces, David Emanuel ha dicho que él y Diana eligieron conscientemente crear la cola  de bodas real más largo, superando los 20 pies del poseedor anterior con una monstruosidad de 25 pies de largo. La cola  era tan larga que los Emanuel tuvieron que trasladarse de su estudio a un ala abandonada en el Palacio de Buckingham, donde tenían el espacio para cortar el traje a la medida y la forma.

Los zapatos

Junto con su vestido, los zapatos de boda de la princesa Diana también fueron una gran consideración. Fueron diseñados por el famoso zapatero Clive Shilton. Eran pantuflas de satén y encaje, con un tacón bajo (para que no se elevara sobre Charles) intrincadamente decorado con 500 lentejuelas, 100 perlas y arcos de suela de gamuza con una pequeña ‘C’ y ‘D’ pintadas debajo del talón, un corazón añadido entre las iniciales.

La tiara

Es tradición que las novias reales usen tiaras y la tiara del día de la boda de Diana era una reliquia familiar, una que había estado en manos de la familia Spencer durante casi un siglo. Se llamaba Spencer Tiara y estaba formada por diferentes piezas de joyería que habían pertenecido a su familia.

En la década de 1930, Garrard recibió el encargo de convertir las piezas en lo que hoy se conoce como la tiara de Spencer. La tiara fue usada por las dos hermanas mayores de Diana, Lady Sarah Spencer (ahora Sarah McCorquadale) y Lady Jane Spencer (ahora Jane Fellowes) también en los días de su boda.

Las damas de honor, los Pageboys y los mejores hombres

La pareja real tenía siete asistentes nupciales. Los dos pajes eran Lord Nicholas Windsor y Edward van Cutsem. Las damas de honor fueron Lady Sarah Armstrong-Jones (ahora Lady Sarah Chatto), India Hicks, Catherine Cameron, Sarah-Jane Gaselee y Clementine Hambro.

El príncipe Carlos y la princesa Diana llegan al palacio de Buckingham después de la boda.

El príncipe Carlos y la princesa Diana llegan al palacio de Buckingham después de la boda.

Los príncipes Andrew y Edward eran los “padrinos” del príncipe Carlos (también conocidos como “best men”).

Lea también:  ¿Meghan Markle ya está en conversaciones para trabajar con Givenchy?

La “madrina” de la boda de Diana, India Hicks habló sobre su experiencia en el libro Diana: The Portrait: Anniversary Edition de Rosalind Coward, describiendo la escena horas antes de que acompañara a Diana por el pasillo:  “Recuerdo claramente que había un pequeño televisor al lado del tocador y Diana estaba sentada frente a él, vestida con sus jeans, y la tiara puesta sobre su cabeza.

‘Comenzó a ahuyentar a cualquiera que se interpusiera en el camino de la pantalla del televisor, porque, obviamente, estaba muy emocionada de verse a sí misma en la televisión… Y luego aparecieron los comerciales, y sintonizaron el de “Just”, un comercial de helados de Cornetto. Diana comenzó a cantar y todos comenzamos a cantar también”.

Los invitados

3.500 invitados componían la congregación en la Catedral de Saint Paul. Asistieron, además de la familia real y figuras de la sociedad, todos los gobernadores generales de la reina, así como la mayoría de las cabezas coronadas de Europa, con la excepción del rey Juan Carlos y la reina Sofía de España (el ahora emérito rey de España aconsejó no asistir por parte de su gobierno,  porque la luna de miel de los recién casados, ​​incluía una escala en el disputado territorio de Gibraltar). Muchos de los jefes de estado electos de Europa también estaban entre los invitados.

Entre otros invitados a la boda estaban los amigos de la pareja y la novia invitó al personal de la guardería en la que había trabajado. Spike Milligan y Harry Secombe estuvieron entre las celebridades que fueron invitadas a la ceremonia por Charles.

La ceremonia

La ceremonia fue un servicio de bodas tradicional de la Iglesia de Inglaterra. El decano de la catedral de San Pablo, Alan Webster, presidió el servicio y el arzobispo de Canterbury, Robert Runcie, dirigió el matrimonio.

Saludando a las multitudes mientras dejan St Paul.

Saludando a las multitudes mientras dejan St Paul.

Charles había elegido la Catedral de Saint Paul sobre la Abadía de Westminster porque, según The Real Diana de Lady Colin Campbell, “era más hermosa, podía albergar una orquesta completa y tenía un coro de fama mundial”.

Diana y Charles fueron los primeros miembros de la realeza británica en renunciar a la anticuada frase de “obediencia” en sus votos. Según se dice, Charles se olvidó de sellar sus votos con un beso (pero lo compensó más tarde cuando la pareja salió al balcón del Palacio de Buckingham para besarse a la vista del público, una tradición que ha seguido desde entonces).

Lea también:  "Diana": Netflix revela el tráiler del musical sobre la vida de Lady Di

Los anillos de boda

De acuerdo con la tradición, los anillos de boda de la pareja fueron elaborados con oro galés de la mina Clogau St David’s en Bontddu. La tradición de utilizar oro galés en los anillos de boda de la Familia Real se remonta a 1923.

El desayuno de bodas y el pastel de bodas

La pareja y 120 invitados fueron al Palacio de Buckingham para un desayuno de boda después de la ceremonia.

El menú incluía brillantina en salsa de langosta, pollo Princesa de Gales (relleno de fina mousse de cordero) y fresas tradicionales con crema.

La pareja comparte un primer beso como casados en el balcón del Palacio de Buckingham.

La pareja comparte un primer beso como casados en el balcón del Palacio de Buckingham.

La pareja también sirvió 27 pasteles de boda, con el pastel de bodas oficial horneado por David Avery, panadero jefe de la escuela de cocina Royal Naval en Kent, quien hizo el pastel durante un período de 14 semanas. El pastel de frutas estaba decorado con el escudo de armas de Charles, el escudo de la familia Spencer y flores que incluían rosas, lirios del valle y orquídeas.

La primera canción de baile real de los recién casados nunca ha sido confirmada oficialmente, pero Charles y Diana, según los informes, recurrieron a Lester Lanin, un líder de una banda de jazz y pop estadounidense (que también actuó en la fiesta de compromiso de Prince Rainier III y Grace Kelly) y su orquesta para dar inicio a la recepción de  su boda.

La luna de miel

Después del corte del pastel, India Hicks reveló que ella y algunas de las otras damas de honor desaparecieron en el piso de arriba para ayudar a [Diana] a cambiarse a su traje rosa de despedida,  diseñado por David Sassoon de Bellville Sassoon. Su estado de ánimo era muy femenino y risueño ”.

La pareja abandona el Palacio de Buckingham para su luna de miel.

La pareja abandona el Palacio de Buckingham para su luna de miel.

Luego, la pareja partió para su luna de miel en un carruaje tipo landó, decorado con un letrero de ‘Recién casados’ y un gran montón de globos plateados y azules en forma de corazón hacia la estación de Waterloo para tomar el tren a Broadlands, una casa de campo en Hampshire donde la Reina y el Príncipe Philip había pasado la noche de bodas.

Después de tres noches volaron a Gibraltar, donde abordaron el Royal Yacht Britannia para un crucero de 11 días por el Mediterráneo. Luego volaron a Escocia, donde el resto de la familia real se había reunido en el castillo de Balmoral, y pasaron un tiempo en un pabellón de caza en la finca.