“Mi rey depuesto” es el título del libro de Laurence Debray en el que el rey Juan Carlos revela importantes pasajes de su vida luego de su abdicación.

Por Arianna Gonzáles

Juan Carlos

Juan Carlos y su hijo Felipe, actual rey de España.

Una entrevista en Abu Dhabi, el nuevo refugio del rey Juan Carlos de España, bastó para que Laurence Debray juntara las piezas testimoniales que conforman “Mi rey depuesto”, su último libro.

La periodista francesa, que ya había entrevistado al rey Juan Carlos para un documental y un libro poco antes de su abdicación, contará la doble experiencia, que promete revelar íntimos detalles de los últimos días del Rey en España.

Entre las primeras confesiones, el monarca defiende la idea de haberse ido lejos, pues las instituciones que dejó “serán suficientes” para sostener la estabilidad de España.

Asimismo, argumenta que, de haberse quedado, la prensa “nunca habría dejado de perseguirlo”, pues estaba sometido a mucha presión.

“No tengo ni idea de si volveré pronto. ¡Algunos están muy contentos de que me haya ido!”, es una de las más impactantes revelaciones que Debray recogió.

La periodista apunta a que Juan Carlos se quejaba de los amigos que le habían dado la espalda pese al apoyo que les brindó incondicionalmente.

Juan Carlos en Abu Dhabi

El rey presume haber perdido 12 kilos luego de su abdicación.

La conversación también incluyó temas bastante banales, como los pasatiempos que reinaban en su nueva vida lejos de la monarquía.

Además, utiliza poca tecnología. Se entretiene como puede e incluso no le da oportunidades a series de televisión.

Lea también:  Tío de Kate Middleton criticó duramente a Meghan Markle

Debray cuenta que al llegar a Abu Dhabi se encontró a Juan Carlos rodeado de periódicos, entre ellos diarios españoles. Leía desde una tablet en la que también realiza videoconferencias y asiste a misas virtuales.

Sim embargo, la autora también resalta que ahora el monarca viste ligero, camina con un bastón y lo único que hecha de menos de España es la comida.

Conserva su jovialidad y presume haber perdido peso, pero al ser consultado sobre la muerte, habla de los funerales que recientemente ha presenciado y evoca un “ahora debo pensar en el mío”.

La situación legal del rey emérito

Mientas don Juan Carlos continúa su exilio en Abu Dabi, su situación en España se complica. Según información obtenida por el diario El Mundo, al rey emérito se le está investigando por cuatro delitos posibles: blanqueo de capitales, contra la Hacienda pública, cohecho y tráficos de influencias.

Además, la documentación obtenida por el medio, señala a la fortuna amasada por el rey, cuyo origen el Tribunal Supremo sospecha que se debe al cobro de comisiones.

Como se recuerda, el capital de Juan Carlos I estuvo oculto a los ojos de Hacienda durante años, lo cual lo ha llevado a dos declaraciones tributarias “sin requerimiento previo” para regularizar parte de su situación: una en diciembre, por un importe superior a 678 mil de euros (incluyendo intereses y recargos), y otro en primavera, con un importe de más de 4 millones de euros, relativos a los vuelos privados presuntamente regalados por Álvaro de Orleans mediante su fundación Zagatka.

Las dos regularizaciones se efectuaron para evitar que prosperase el delito fiscal, pero Hacienda quiere comprobar si estas mismas también se ajustan a derecho.