Alberto Sarmiento celebró sus veintisiete años junto a sus amigos más cercanos, en casa de su tío Federico Castro, en Playa Blanca de Punta Hermosa. La fiesta empezó al atardecer. “La pasé muy bien, con un tortazo en la cara y un empujón a la piscina”, cuenta Alberto.