Para celebrar el cumpleaños de Juan Francisco Raffo, su esposa, Liliana Glicksman, organizó un divertido almuerzo en su casa de campo en Cieneguilla, con sus amigos de toda la vida. Una orquesta cubana entonó la canción del “Cumpleaños feliz”, y luego de soplar las velas se inició el “cubatonazo”.