Desde hace unos años, el coleccionista Alberto Rebaza ofrece un brunch en su casa durante la semana de las ferias de arte en Lima. “La idea es reunir a coleccionistas, artistas, galeristas, críticos y curadores para comentar la escena artística peruana”, afirma Tito, como lo llaman sus amigos, quien sostiene que el brunch ya se ha convertido en una tradición.