Rodeados de familiares y amigos peruanos, panameños, ecuatorianos, brasileños y argentinos, Eduardo Valdizán Sala y Giselle González-Olaechea Gallardo se casaron en la Sala Capitular del Convento Santo Domingo. La fiesta fue ofrecida por Javier González-Olaechea Franco y su esposa Patricia Dutari de la Espriella en un club privado de Lima. “Estuve conmovido por la felicidad de Gigi y de todos los presentes, por las palabras de mis hijas Camila y Lucrecia, y abrumado de belleza. ¡Fue una boda mágica!”, expresó el padre de la novia.