Los millennials ya celebran fiestas de exalumnos, y lo hacen con el desenfado propio de esa generación: cotillón, cocteles y quinientos cincuenta invitados, al ritmo de reguetón y clásicos de siempre, vieron pasar la tarde y encenderse los glowsticks en la noche, en el campus del colegio Cambridge.