No es la primera vez que Carlos Pareja se enfrenta a un reto tan importante. Como embajador peruano en Chile desarrolló con maestría la que, según sus propias palabras, fue su gestión más difícil. Hoy, como nuevo embajador peruano en Estados Unidos, pretende canalizar con la misma destreza las coincidencias entre ambas naciones. Acompañado siempre de su esposa, Consuelo Salinas, Carlos se prepara para tomar la posta del embajador saliente, Luis Miguel Castilla, y continuar trabajando en conjunto con nuestro aliado estratégico. Para celebrarlo, Brian A. Nichols, embajador de Estados Unidos en el Perú, y su esposa, Geri Kam, ofrecieron una cena oficial en la residencia estadounidense, a la que asistieron políticos y diplomáticos peruanos, así como amigos cercanos a los Pareja. Haciendo gala de un perfecto español, Nichols expresó su agradecimiento y simpatía al embajador peruano, quien hizo lo propio al recordar sus años en Washington, donde nació José, su hijo menor.
Pero no fue el único homenaje que recibió Carlos Pareja. En casa de Alejandro y Elizabeth Miró Quesada también se celebró una cena en su honor, a la que incluso asistió el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski. “Carlos mantiene una relación de largo tiempo con el presidente, y esto será importante al asumir este nuevo encargo del Estado”, nos comenta Consuelo Salinas. La llegada de Kuczynski coincidió con la puesta en escena de un show a cargo de los bailarines de la Asociación Cultural D1, de Vania Masías, quienes animaron la reunión con la representación contemporánea de una tradicional danza regional. Al centro de la gran mesa del comedor, destacó un extraordinario arreglo floral con la bandera peruana.