“Una celebración al pasado y al futuro”. Así describió Kerry Jacobson, superintendente del Roosevelt, la gala por su aniversario 70. Numerosos padres de familia, exalumnos, profesores, miembros del directorio y exsuperintendentes llegaron desde diferentes partes del mundo especialmente para esa noche, y se juntaron bajo un espectacular toldo armado en los jardines del colegio. La fiesta comenzó con un brindis en el Roosevelt Commons, un nuevo espacio que, en palabras de Kerry, es “pieza clave” para el presente y el futuro del colegio. “Será un lugar para reunirnos, aprender y hacer latir el corazón del Roosevelt junto a sus alumnos”. La organización de la fiesta estuvo a cargo de Jackie Simon y el catering corrió por cuenta de Felipe Ossio, en una gala que reunió –y divirtió– a más de ochocientos invitados hasta pasadas las cuatro de la mañana.