La Municipalidad de San Isidro presenta el Ciclo de Teatro Jóvenes Directores, con historias donde la familia ocupa el tema central. Se inaugura con la comedia Noche de hormigas, escrita y dirigida por Camila Ampuero, en el teatro del Centro Cultural El Olivar. 

Noche de Hormigas, protagonizada por Daniela Camaiora, Alicia Mercado y Augusto Mazzarelli, explora cómo la angustia de un miembro de una familia puede convertirse en un trance de psicosis colectiva. La obra transcurre en un solo acto de 50 minutos. 

Camila Ampuero, la guionista y directora de Noche de Hormigas, escribió la obra durante un taller de dramaturgia con Alonso Alegría. El año pasado presentó la obra de microteatro El Meñique y ha escrito y dirigido la serie web Es lo que hay

Cosas.pe conversó con Ampuero sobre esta nueva propuesta teatral. La obra va los martes y miércoles a las 8 pm hasta el 27 de junio. La entrada general cuesta S/35, y la de estudiantes y jubilados S/15.

¿De qué se trata la obra?

Es una comedia sobre un papá con sus dos hijas que están en una casa de playa. Una noche hay una invasión de hormigas, algo fuera de lo común. A partir de las hormigas, que son insignificantes, los miembros de esta familia — que se caracteriza por ser muy escéptica— empiezan a cuestionarse muchas cosas de ellos mismos y de sus propias creencias. 

¿Cómo se te ocurrió la idea?

No es algo biográfico, pero una vez, cuando estaba en la playa, me levanté con una plaga de hormigas en mi cama. Me desperté a las tres de la mañana repleta de hormigas y un círculo negro. Para mí fue una noche muy extraña porque nunca me había pasado y siempre dormía en ese cuarto. A parte de eso, todo lo que transcurre en la obra no me ha sucedido. Quería hacer algo un poco fantasioso y jugar con el límite de lo que podría ser real y lo que nos podemos inventar.

¿Con qué sensación se queda el público que va a ver la obra?

Espero que se diviertan, es una obra familiar y para gente joven, a partir de los 14 años. Creo que la idea es que una serie de casualidades pueden confundir y hacer dudar hasta al más escéptico de todos. En la obra se presenta una crisis colectiva familiar. En base a las hormigas vas conociendo a los personajes y enterándote de muchas cosas de la familia y sus relaciones. Es una familia disfuncional, pero al final te das cuenta de que por más que haya un trato un poco tosco, igual hay afecto, aunque no se demuestre con las palabras. 

¿Qué tal la experiencia de dirigir una obra de teatro?

Bien, pero con miedo. Espero que salga bien. He tenido la suerte de contar con tres muy buenos actores (Daniela Camaiora, Alicia Mercado y Augusto Mazzarelli). Eso facilita mucho el trabajo. 

¿Ya habías trabajado con esos actores antes?

No. Los llamé, les pasé el libreto por mail y aceptaron. Me parece que iban con el perfil de los personajes. Por ejemplo, el personaje de Daniela es una chica relajada, graciosa… El personaje de Alicia es temperamental. 

¿Qué se viene después?

No estoy preparando nada ahora, pero quiero escribir. No quiero volver a producir nada porque es agotador (ríe). Tengo trabajo de oficina y esto lo hago en mis tiempos libres. Quiero montar esta obra y seguir en el taller de Alonso Alegría para seguir aprendiendo. 

¿Qué le recomendarías a los jóvenes que quieren hacer teatro?

Yo no tengo tanta experiencia, pero si les interesa el teatro y escribir teatro, les recomiendo que se metan a un taller y se saquen el clavo. Todos tenemos historias que contar. En un taller con un buen profesor te va a salir la obra que quieres hacer. Se sufre un poco, pero te diviertes. Al final vale la pena.