Alfredo Bryce Echenique, uno de los escritores peruanos más importantes de la segunda mitad del siglo XX, cumple 80 años. 

Por Manuel Coral González  

“Imprima, no deprima: Todos los escritores, me imagino, presienten al menos cuál será el tema del libro que van a escribir“, dice Martín Romaña, célebre personaje bryceano, en la primera página de la novela El hombre que hablaba de Octavia de Cádiz (1985). 

Y es que Alfredo Bryce Echenique, ha enfrentado su vida, escribiendo, leyendo y sumergiéndose en lo profundo de sus mares de su  tristeza y melancolía. Por eso, cada libro suyo cuenta una parte de su historia más íntima, y con ella -como lo hace la buena literatura- aprendemos a mirarnos a nosotros.

Conoce 5 de sus libros -entre ficciones, memorias y ensayos- para acercarte a su obra. 

En París, 1997. Alfredro Bryce Echenique  se ha convertido en uno de los escritores más importantes de Hispanoamérica.

Huerto Cerrado (1968)

Libro escrito entre lágrimas de emoción en París, tras abandonar Lima, para convertirse en el escritor que tanto anhelaba ser.

Luego de haber terminado el libro, Bryce Echenique decidió titularlo El camino es así. Se lo comentó a Julio Ramón Ribeyro -uno de sus amigos más íntimos y a quien el autor considera uno de sus maestros- y este lo rechazó. 

Publicado en 1968, “Huerto cerrado” es el primer libro con el que el autor llama la atención de la crítica internacional.

Le sugirió cambiarle el nombre. El libro necesitaba un título que capture la esencia de las historias que se contaban. Luego de pensarlo con cuidado, Ribeyro le regaló el título de su primer libro: Huerto Cerrado.

Y con ese título  fue publicado. Este primer libro, que marca su debut literario y que recibió un mención honrosa en el premio Casa de las Américas de La Habana (Cuba), cuenta distintos episodios de la vida de Manolo -un adolescente tímido, sensible y reservado-, en los que se comienzan a asomarse los tópicos más recurrentes de su narrativa: el amor, la amistad y la nostalgia.

Un mundo para Julius (1970)

Con esta novela, que ya se ha convertido en un clásico latinoamericano, Bryce Echenique se coloca como uno de los autores más representativos y con una de las voces más novedosas de los autores que aparecieron luego del ‘Boom Latinoamericano’. 

La historia relata la vida que lleva Julius -un niño solitario y curioso, que suele jugar en la vieja carroza de su bisabuelo, un expresidente peruano- miembro de una acaudalada familia aristocrática, y de la que entiende cada vez menos, a medida que va creciendo.

Novela ganadora del Premio Nacional de Literatura de 1972 en el Perú.

Esta novela explora dos mundos que se contraponen y se complementan entre sí: el de la familia de Julius (caracterizada por la superficialidad latente, lejana de la realidad que vive el país) y la de los empleados de la casa (caracterizado por la pobreza y la (auto) marginación social de sus personajes).

Un libro imprescindible dentro de la literatura peruana contemporánea.

La vida exagerada de Martín Romaña (1981)

La novela empieza como si estuviésemos presenciando la confesión de un amigo cercano, al que hemos dejado de ver mucho tiempo.

“Mi nombre es Martín Romaña y ésta es la historia de mi crisis positiva. Y la historia también de mi cuaderno azul. Y la historia además de cómo un día necesité de un cuaderno rojo para continuar la historia del cuaderno azul. Todo, en un sillón Voltaire”.

Novela cumbre dentro de su producción literaria y escrita en clave autobiográfica -como tantas de sus historias-, forma parte del famoso díptico Cuadernos de navegación en un sillón Voltaire, en el que explora, con humor y nostalgia, las vivencias que marcaron su vida en París. 

Esta historia, escrita en su “cuaderno azul” y contada en primera persona por Martín Romaña, rememora diversos momentos de la vida de su protagonista como la perdida de su baúl lleno de libros, su experiencia parisina de Mayo del 68, su exesposa Inés y otros sucesos que iniciaron y moldearon su educación sentimental.

Permiso para vivir. Antimemorias (1993)

“No te creemos ni lo que comes”, solían decirle sus amigos en broma. Y es que para ellos fue siempre difícil si lo que contaba era cierto o una exageración de la realidad.

En esta primera parte de sus antimemorias, el escritor recuerda episodios de su vida con humor y nostalgia, que construyeron su carrera literaria como su vida de estudiante universitario en San Marcos, su viaje en barco a Europa y su vida en la ciudad italiana de Perugia. 

En esta primer libro de memorias, Alfredo Bryce Echenique rememora pasajes de su vida que lo llevaron -e impulsaron- a convertirse en escritor.

Con este libro, nos adentramos -con una mezcla de humor y amor por la vida- a la fibra más sensible y humana de su memoria.

Entre la soledad y el amor (2005)

“Creo pues que ya tenía yo derecho a elegir el ensayo para abordarlos desde una perspectiva que poco o nada tenga que ver con la ficción”, dijo en una entrevista para El Cultural de España, en el año 2006.

Libro de ensayo personal, en el que el autor reflexiona y ahonda en dos temas que ha desarrollado a lo largo de su obra: la belleza que se encuentra en la soledad y la necesidad de humana encontrar el amor.

Un ensayo íntimo basado en sus propias experiencias -de depresiones y amores- en el que autor ahonda con profunda sinceridad.

Aunque reducir el libro a estos dos temas sería mezquino. En este ensayo, además, reflexiona acerca de uno de los problemas que más lo aquejaron a lo largo de su vida: la depresión.

Con este título, Bryce Echenique nos muestra una sensibilidad y lucidez maduras, en el que nos muestra el humor -una de las armas con las que se ha defendido de la realidad a lo largo de su vida- como uno de los recursos de las personas para afrontar los “ires y venires” de la vida.