El Grupo Editorial COSAS presenta en exclusiva el  libro “Julio Ramón Ribeyro. Dibujos y notas (1978-1992)”, del trascendental escritor peruano, a veinticinco años de su muerte. En este nuevo libro, se publican por primera vez algunos dibujos hechos por el cuentista peruano en distintos escenarios por donde transcurrió su vida.

Por Manuel Coral González

El dibujo, como la literatura, fue para Ribeyro un impulso de espontaneidad y placer.

Gabinete del doctor Fausto, en referencia a la obra de Christopher Marlowe.

Ribeyro, inédito

“Arte del relato: sensibilidad para percibir las significaciones de las cosas”, apunta Ribeyro en las primeras líneas de la prosa número 83 de su libro “Prosas apátridas” (1975).  Esta premisa puede sintetizar, de alguna manera, la mirada que tiene nuestro autor sobre la realidad que lo rodea y con la que convive a diario, de la cual tomó sus elementos para escribir una vasta obra literaria en el que destaca, sobre todo, su producción cuentística.

Sin embargo, el observador natural que era Ribeyro no solo tradujo sus contemplaciones a la literatura. También lo hizo a través de la expresión pictórica -otras de sus aficiones de toda la vida-, la cual se representa en una gran cantidad de dibujos hechos a lo largo de su vida,  y que se publican por primera vez en el libro “Julio Ramón Ribeyro. Dibujos y notas (1978-1992)”. 

Este libro fue concebido gracias al patrocinio de Fundación BBVA y la Universidad de Lima.

Esta iniciativa, que busca difundir y revalorizar la obra de Ribeyro, fue concebida y liderada por Adriana Miró Quesada -directora editorial del proyecto-, junto con el hijo del autor, Julio Ribeyro Cordero. “Ha sido un placer formar parte de este proyecto y un lujo poder ser de las primeras personas en descubrir esos dibujos y descifrar esos textos, hechos de manera tan casual y personal”, cuenta Miró Quesada.

Vista del parque Monceau, en París, Francia.

Y agrega: “Este libro no solo presenta un material nuevo de Ribeyro,  sino que, además, nos revela una nueva faceta que, como decimos en el libro, es una valiosa ventana hacia la forma de mirar del artista, y debería ser entendida como una extensión natural de su literatura”.

Lea también:  Arte: lo nuevo de Rudolph Castro, Jean Paul Zelada, y mucho más

Trazos literarios

Dentro de esta nueva publicación, los lectores de Ribeyro descubrirán dibujos inéditos del autor de “La tentación del fracaso”, en los que se representan lugares desde París o Capri, hasta el árido desierto peruano. Hechos en páginas de cuaderno u hojas sueltas -utilizando lápices, acuarelas o pasteles-, las imágenes reproducidas en este libro están acompañadas de distintos fragmentos que explican el estado anímico y espiritual del autor.

Detallado apunte de la Vía Tragara, el el puerto de Capri, Italia.

“Del Perú, hay paisajes de la costa peruana desértica que le fascinaba tanto, escenario de muchos partidos de fútbol y cebiches en familia, y de su famoso cuento ‘La casa en la playa'”, apunta Julio Ribeyro Cordero, en el prólogo del libro, quien además revela que la isla de Capri fue uno de los lugares predilectos de su padre. “… Capri, la famosa isla italiana donde pasábamos solos algunos días en setiembre, a finales de los años ochenta, y donde conversábamos durante horas de temas tan profundos como superficiales”.

Viejo felliniano en Stazione Termini.

Con la publicación de estos dibujos inéditos, la obra de Ribeyro (de)muestra una de las características más acentuadas de su estilo: los trazos literarios de personajes, en los cuales se profundizan los distintos aspectos de la condición humana. “… miro los dibujos como lo que creo que son, apuntes irónicos de un voyeur que retrata las figuras humanas en plena cotidianidad”, dicen Jorge Piqueras y Christine Graves, refiriéndose a sus dibujos. “Son los apuntes de un observador, que nos cuentan seguramente más de él que de aquello que él retrataba”. Y no se equivoca: estas son las muestras gráficas de los mudos a quienes dio voz durante toda su vida.