Desde 2014, la Embajada de Australia invita a los peruanos que han estudiado o trabajado en dicho país a formar parte de su red de exalumnos. Esta es parte de Australia Global Alumni, la red mundial, que reúne a más de dos millones de contactos para compartir conocimiento en diversas áreas. Conversamos con Fernando Tamayo y Diego Portugal, dos miembros que usaron la experiencia ganada en Australia para crear empresas con un mismo objetivo: contribuir al desarrollo del Perú.

baja_IMG_416

Fernando Tamayo fundó Yaqua, empresa dedicada a la venta de agua embotellada, cuyo fin es llevar agua potable a las zonas más necesitadas del Perú. Por este trabajo ganó el Premio Creatividad Empresarial 2015 en la categoría Compromiso con la Sociedad. Durante sus años de estudiante en la Universidad de Melbourne, creó la Melbourne Microfinance Initiative, la primera y más grande sociedad de estudiantes que proporciona servicios de consultoría a instituciones de microfinanzas con impacto en comunidades vulnerables. Por su parte, Diego Portugal ideó Ficus, una organización que busca desarrollar la conciencia y la cultura ecológica a través de la creación de áreas verdes en lugares deprimidos de la ciudad. En 2015 recibió el TropEco Alumni Award, de la Universidad James Cook de Queensland, y desde este año su ONG forma parte de la lista de proyectos financiados por el Programa de Ayuda Directa (DAP) de la Embajada de Australia.

¿Cómo se les ocurrió fundar estas iniciativas sociales?

Fernando Tamayo: La idea nació por mi abuelo; él era chofer de microbús. Yo vivía en Los Olivos, pero estudié en Ate, y quien iba a recogerme después de clases era él, así que nos hicimos muy cercanos. Cuando cumplí 13 años, él falleció debido a la contaminación y al smog que acumuló en sus pulmones. A partir de eso me puse a pensar en las personas de la tercera edad y cómo podía ayudarlos. Me quedó claro que darles uno o cien soles no cambiaría su vida. Entendí que la pobreza no se resuelve con caridad, sino con justicia, y no hay nada más injusto en nuestro país que no poder acceder a algo tan elemental como un vaso de agua potable. Así fue como nació Yaqua.

Diego Portugal: Ficus nació cuando Diego Navarro, mi socio, y yo nos dimos cuenta de que debíamos aportar algo nuevo al mundo. Después de revisar varias ideas, decidimos hacer compostaje, un fertilizante compuesto por residuos orgánicos, lo que significa reducir las acumulaciones de basura. Integramos a Alonso Vásquez, con quien fuimos al Colegio Fe y Alegría, lugar donde conocimos a personas que nos llevaron a Las Praderas de San Juan de Miraflores, el asentamiento humano donde trabajamos actualmente.

¿Cómo pusieron en marcha sus proyectos?

F.T.: Tuve la oportunidad de estudiar becado en la Universidad de Melbourne, que es una de las top en Australia y en el mundo. Cuando regresé, en 2011, hablé con unos amigos y les dije que quería hacer realidad Yaqua. Fue recién en 2013, después de un trabajo muy difícil, que pude ver la primera botella. El esfuerzo valió la pena.

D.P: Al principio éramos tres, y era evidente que necesitábamos gente que apoyara. Así fue que empezamos a buscar voluntarios. En paralelo, decidimos pedir ayuda de personas importantes, así que fuimos a la primera cena de exalumnos que organizó la Embajada. Sabíamos que iba a asistir el Embajador y, en un momento de la cena, nos acercamos y le hablamos del proyecto. Nos dio su tarjeta y luego nos invitó a su oficina.

¿Qué tan significativa fue su experiencia educativa en Australia para la creación de las organizaciones que lideran?

F.T.: Fue superpositivo y me di cuenta de que podía ayudar a otras personas. Conocí iniciativas muy ingeniosas, como usar los tres dólares de tu café del día para cambiar la vida de un emprendedor de cualquier parte del mundo. Así fue que empecé a involucrarme con los micropréstamos, y logramos que muchos estudiantes cambiaran sus rumbos y se involucraran con ONG y microfinanzas.

D.P.: Tuve la fortuna de conocer a personas que admiro hasta hoy, como Leon van Wyk, fundador de la Sociedad de Permacultura de la Universidad James Cook. Era muy común verlo hablar en público o en marchas en contra de los alimentos genéticamente modificados. Él fue una gran influencia para mí, como mi compañera Kat Davies, quien me enseñó a elaborar compostaje y a comer lo que cosechaba en su jardín. Esa experiencia me abrió los ojos, y descubrí qué es lo que quiero y cómo alcanzarlo.

Como exalumnos, ¿sienten el apoyo de la Embajada de Australia en sus proyectos?

F.T.: Gracias a la Embajada tuve la oportunidad de hablar sobre mi proyecto a muchas más personas y hacerlas partícipes de este objetivo. Y no se trata solo del apoyo económico, sino de cómo nos incentiva a ser mejores, como el brindis que organizó el año pasado cuando ganamos el Premio Creatividad Empresarial. El embajador está muy contento con Yaqua, al punto que quiere ir a Huancavelica y ver cómo trabajamos.

D.P.: El apoyo fue vital. El año pasado, cuando presentamos el proyecto, todavía tenía mucho por mejorar y nos aconsejaron tener una propuesta sólida. Trabajamos en ello y, en febrero, resultamos ganadores de los fondos que entrega la embajada para proyectos sociales. Por eso, siento que da oportunidad para el conocimiento y el desarrollo.

¿Con qué proyectos culminarán el 2016?

F.T.: Este año tenemos proyectos por casi medio millón de soles: 180 mil serán destinados a la comunidad de Bellavista, en Ayacucho; 150 mil irán al Suro, ubicado en Chota, Cajamarca, y el resto a un proyecto que está en camino.

D.P.: Queremos hacer de Las Praderas el primer asentamiento humano sostenible en el Perú. Ellos todavía no tienen un sistema de recolección de residuos apropiado, el agua es muy cara, no tienen luz, entre otras carencias. Parte de esto es crear biodigestores, paneles solares, atrapanieblas y más biohuertos, los cuales realizaremos gracias a los fondos DAP de la Embajada de Australia.

Si eres exalumno de Australia, únete a la red Australia Global Alumni y al grupo de LinkedIn. Puedes seguir nuestras actividades por Facebook: Australia en Perú y Bolivia.

Lee el texto completo en la versión impresa de Educación 19

Social media generic image 22