Netflix nos ha acostumbrado a que cada una de sus producciones sea sinónimo de calidad, desde “House of Cards” hasta “Narcos” pasando por “Orange is the New Black” y “Jessica Jones”. Por eso, “Master of None” no podía ser la excepción. La serie co-creada, co-escrita, y a veces dirigida y protagonizada por Aziz Ansari, es un producto tan bien logrado que incluso calificarla como la mejor comedia del año sería quedarse corto.

Master of None

Para empezar, si debemos colocarla dentro de alguna categoría, habría que llamarla “dramedia”, que es como son calificadas muchas “comedias de autor” ya que su principal motivo no es sólo asegurar un aluvión de risas, sino también (y con el mismo nivel de importancia) contar una historia que sea válida por sí sola. Y ahí es donde radica el encanto de “Master of None”: cada capítulo gira en torno a un tema específico que además tiene trascendencia social y generacional. Ninguna risa o broma será gratuita ni estará de más.

La trama se concentra en la vida personal y profesional de Dev, un hombre de ascendencia india que trabaja como actor y vive en Nueva York. Todos estos puntos, que Ansari –el autor– conoce de sobra, sirven como excusa para poner un ojo sobre la industria mediática, su racismo, y el machismo interiorizado, así como para analizar a los “millenials” y su relación con las personas mayores; y también, por ejemplo, para ver cuáles son los problemas de compromiso que tiene un treintañero que no quiere ser padre. Lo poco convencional dentro de la narrativa de Ansari y Alan Yang –su compinche en este proyecto– es que no busca juzgar a ninguno de sus protagonistas ni dar lecciones de moral. Sin apelar a tremendismos o espacios comunes, esta dupla llega a reflexionar sobre temas que muy pocos programas se  han atrevido a tocar.

Así que, sin ser mezquinos, no digamos que se trata sólo de una buena comedia, sino que es, en realidad, una de las mejores series que se ha estrenado este año y avalada por la web de críticas Rotten Tomatoes, que le ha adjudicado un 100% de valoraciones favorables. Felicitaciones, Netflix. Lo hiciste de nuevo.