Dentro de la línea que dibuja el Círculo Polar Ártico, aquel que separa las zonas más frías de la Tierra de aquellas con temperaturas más suaves, se encuentra una región llamada Laponia, el único lugar donde los glaciares, deltas, arroyos, y grandes hectáreas de bosques vírgenes, se extienden por Finlandia, Suecia, Noruega y Rusia. Dichos países alimentan Laponia con unas temperaturas frías durante el invierno (entre los 15 y 20 grados bajo cero en el sur y más de 30 en el norte)  y con el kaamos, un tipo de luz solar, de 51 días de duración, en el cual el sol no sale por encima del horizonte haciendo que los días sean más cortos pero las noches más atractivas gracias a los colores azulados del cielo. Laponia es también cuna de la cultura samia, un grupo étnico ancestral que continúan con su modo de vida tradicional a pesar de las continuas influencias occidentales de sus vecinos nórdicos. Pero Laponia va mucho más alla. Ha pasado a ser el atractivo turístico mundialmente conocido no sólo por sus increíbles auroras boreales, sino también por ser el destino familiar de estas fechas para ver a Santa Claus y los renos, montar en trineo tirado por perros huskies, hacer deportes de nieve (desde motoesquí a excursiones con raquetas) y, en definitiva, experimentar nuevas sensaciones en un viaje mágico como éste a través de un recorrido (express) por los cuatros países que conforman Laponia para no perderse nada.

1. Finlandia:

Laponia FinlandesaSituada en la cara norte del país, la Laponia Finlandesa es el lugar ideal para descubrir las famosas auroras boreales en Rovaniemi, capital administrativa de esta zona. Aquí, los amantes del deporte podrán encontrar varias alternativas deportivas dentro de las pistas y parques de snow disponibles. Destacan las excursiones con motoesquí, andar con raquetas por la nieve y, sobre todo, los paseos en trineo tirado por renos o huskies. Para aquellos que aprecian la naturaleza en todo su esplendor, o simplemente llevarse un regalo visual, los seis parques nacionales de Lemmenjoki, Urho Kekkonen, Pallas-Yllästunturi, Pyhä-Luosto, Perämeri, Riisitunturi y Oulanka son las opciones recomendables. Aquí también se puede descubrir la vida Sami como el situado en el pueblo de Nellim junto al lago que se encuentra Inercia. ¿El imprescindible? Visitar el Santa Claus Village e ir al lugar de residencia de Papa Noel. También el Ranua Wildfire Park, un zoo que alberta toda la fauna polar, Pentik Maki, una importante fábrica de cerámica, la mina amatista en Luosto Ártico, y la colina Jyppyrävaara, antiguo lugar de culto en Hetta.

Lea también:  Martín Dulanto: la naturaleza en cada rincón

2. Suecia:

laponia suecaAquí existen los parques más antiguos del continente. Los principales, Abisko, Bjornlandet, Muddus, Sarek, Padjelanta, Stora Sjöfallet y Vadvetjakka son los principales destinos donde podrá asistir a exposiciones sobre el cambio de las cuatro estaciones y entender el comportamiento de la fauna. Aquí, además, podrá ver, entre otras cosas, el lago Holmsvattnet, visitar Nordanå y Bonnstan donde se hace la pesca urbana de salmón o visitar la ciudad de Skelleftea, junto a la cosa del mar Báltico.

3. Noruega:

laponia noruegaLa Laponia Noruega tiene como capital Tromso, ciudad y municipio de la provincia de Troms, y está formado por una parte continental y un conjunto de islas deshabitadas. Aquí se encuentra Kautokeino, la capital simbólica de los samis, y otros lugares que también son básicos en esta visita. El acantilado de Cabo Norte l Stabbursdalen, que posee el bosque de pinos más septentrional del mundo es uno de ellos; Seiland, la octava isla más grande Noruega donde se encuentran los dos glaciares más septentrionales de Escandinavia; el Varangerhalvøya  y el Øvre Anarjohka, zonas montañosas más grande de Noruega; y Finnmarksvidda, hogar sami donde se puede hacer actividades de senderismo o ir de safari con motos de nieve y trineos.

4. Rusia

Kola peninsulaEn Rusia, se encuentra la península de Kola, península situada al norte de Rusia en el òblast de Múrsmansk. Ahí se encuentra el temido “Pozo del Infierno”, una excavación de 12.000 metros de profundidad que guarda oscuras leyendas urbanas. También, la isla Koldún del lago Lovózero, llamada “isla mágica”.