La más reciente exposición del fotógrafo Samuel Chambi, No ficción (no documental), pone en entredicho, desde el título, los límites de la fotografía frente a lo real (o viceversa). Luego de la polémica causada por llevarse el premio Salón de la Fotografía en el 2014, esta vez el artista propone un nuevo debate a los espectadores de su obra. “La fotografía no es necesariamente un reflejo de lo real”, dispara. Para quienes aún no hayan visto las instantáneas, tienen hasta el 19 de mayo ir a la Galería El Ojo Ajeno.

Foto: Daniel Malka

Samuel Chambi empezó este proyecto en el 2014, luego de ganar el premio Salón de la Fotografía del ICPNA en medio de una polémica. “Una de las cosas que uno espera como artista es la visibilidad. Lo positivo de ese premio fue que la gente volteó a ver mi trabajo. Entonces, he tenido la oportunidad de demostrar que no soy alguien improvisado”, apunta.

En No ficción (no documental), el fotógrafo parte de la fotografía documental (al elegir paisajes urbanos como Agua Dulce, el Paseo Colón, las fiestas populares) y lleva sus imágenes hacia el otro extremo, el de la (no) ficción. Para lograrlo, Chambi utilizó cámaras analógicas. “Hay un retorno hacia el lado más artesanal de la fotografía”, acota. “Si bien el digital nos facilita la vida de muchas maneras, encuentro en la fotografía analógica mayores posibilidades de exploración, experimentación e incluso de conceptualización a partir de la materialidad de lo fotográfico”, sostiene.

Una vez revelada cada imagen desde el negativo, fueron escaneadas y ampliadas. Allí empezó la parte final del proceso creativo: con la colaboración de dos amigos, Sebastián García y Sachiko Kobayashi, pintaron encima del papel con acrílico y tinta china los trajes que usan los personajes retratados. “Todos están uniformados y parecen pertenecer a una misma comunidad. Sin embargo, la mayoría de trajes no corresponde a estos escenarios, lo cual crea una sensación de extrañeza”, explica.

Chambi no considera que la fotografía sea un documento sobre lo real. “Los fotógrafos estamos todo el tiempo manipulando la realidad: desde el lente que elegimos, al decidir si es blanco o negro o a color, hasta al desenfocar a una persona y enfocar a otra”, explica. Esta muestra, según el artista, busca además debatir el rol de la fotografía documental y sus límites con la realidad.

Chambi siente que sus trabajos fotográficos están relacionados más con la pintura. “Lo mío es construir algo, como la pintura, que tiene la posibilidad de construir la realidad”.

Por André Agurto