Cuando la monogamia empieza a ser vista como un concepto tradicional, modelos como el poliamor se presentan como una alternativa de plenitud física y emocional. ¿Pero hablamos de la pluralidad del amor o de la pluralidad del deseo?

Por: Tilsa Otta

Hasta hace poco, parecía que en materia de amor la historia estaba escrita y no había mucho que agregar: el éxito consistía en formar una pareja y asegurar su continuidad. Esa fuerza que a todos nos une de dos en dos no era solo la del corazón sino también un contrato social. Aún hoy, es difícil aceptar que cada persona tiene la potestad de diseñar una vida a su medida y necesidad; hoy que las redes comparten afirmaciones como que “la monogamia no es natural en el ser humano”, de fuentes que van desde estudios científicos hasta Scarlett Johansson. Lo cierto es que no hay certezas cuando se trata de la naturaleza: lo que es propio de algunas especies no lo es de otras; igual sucede con humanos y estrellas de Hollywood.

Tilda Swinton

La actriz Tilda Swinton, quien mantiene una relación con su esposo, el dramaturgo John Byrne, y con su novio, el artista Sandro Kopp.

El cuestionamiento a la tradicional monogamia ha dado lugar a propuestas como el poliamor, una forma de relacionarse que difiere de las relaciones abiertas y la promiscuidad, esencialmente debido a su ética. En resumen, poliamor significa tener un vínculo amoroso con más de una persona, que todas sepan lo que ocurre y estén OK con ello. Con frecuencia, las personas que comparten amante se conocen, entablan amistad e, incluso, emprenden una relación de a tres (tríada) o más personas. Habitar esta armonía requiere madurez, sinceridad, diálogo constante y atención a los sentimientos de los involucrados, pues una composición compleja es proclive a desestabilizarse o, simplemente, transformarse.

Concha Buika

Concha Buika, cantante de flamenco, quien vivió con su esposo, el músico Abraham Moughrabi, y con su novia, África Gallego.

La cultura poliamorosa

Es casi una ciencia, con libros y manuales que ayudan a sus practicantes a sobrellevar las emociones negativas que desean superar, como los celos y la posesividad, y sugieren cómo actuar en situaciones extremadamente nuevas. Términos como “cuidado” y “responsabilidad afectiva” profundizan en las actitudes indispensables para mantener una relación saludable en la cultura poliamorosa. En realidad, en toda relación.

Catherine Dorion

La congresista canadiense Catherine Dorion, defensora acérrima del poliamor.

Las nuevas generaciones están perdiendo el miedo de ejercer la libertad ganada por sus predecesores. Bisexualidad, pansexualidad, queer son conceptos cada vez más cotidianos, y esta apertura a la experimentación desafía el reinado de la familia tradicional. También las políticas de Estado están añadiendo octógonos en las viejas etiquetas de “para siempre” y “uno para el otro”, con el fin de reducir el perjuicio contra las mujeres víctimas de monogamia machista, donde sus parejas las conciben como sujetos de su propiedad y, a pesar de la violencia, se sienten obligadas a continuar.

Laszlo Agoston

Laszlo Agoston, barítono que además dicta talleres sobre relaciones no monógamas éticas.

El poliamor nos enfrenta a la fascinante pregunta que ha animado tantas películas románticas: ¿se puede amar a dos o más personas al mismo tiempo? ¿Por qué no? ¿Cuántos penosos conflictos se habría ahorrado el protagonista de “Dos mujeres, un camino” si hubiera existido en su universo la posibilidad de transitar dos caminos simultáneos?

Lea también:  Cinco tendencias económicas y políticas que marcarán el país en los próximos años

Encuentra el artículo completo en la edición 683 de la revista COSAS, ya a la venta en tiendas, quioscos y ahora, también la puedes solicitar desde Rappi.