Recordamos a las mamás más icónicas del cine con estas diez películas propicias para ver durante este mes de mayo.

1. Stepmom (1998):

Isabel (Julia Roberts) hará todo lo posible por ganarse el cariño de los dos hijos de su nueva pareja. La madre de los niños, Jackie (Susan Sarandon), le pondrá la tarea difícil hasta que descubre que tiene una grave enfermedad. A partir de ese día, intentará acercarse a Isabel para explicarle qué significa ser mamá y cómo puede ayudar a sus hijos cuando ella ya no esté. 

2. Todo sobre mi madre (1999):

Un clásico de Almodóvar con el que se consagró en Hollywood y se alzó con el Óscar a “Mejor película extranjera”. En Todo sobre mi madre, el director manchego cuenta la historia de Manuela (Cecilia Roth), una madre soltera que pierde a su hijo en un terrible accidente y, partir de ese día, decide emprender la búsqueda del padre que él nunca conoció. 

3. Erin Brockovich (2000):

La protagonista de esta historia, una mujer divorciada a cargo de tres hijos, consigue un pequeño puesto de trabajo en un despacho de abogados para pagar sus gastos médicos. Al poco tiempo, Erin descubre un caso turbio que involucra a la empresa Pacific Gas and Electric e inicia una de las investigaciones más importantes de su vida. Con esta película, Julia Roberts se llevó un Óscar como “Mejor actriz” y la historia real de Erin Brockovich se popularizó en todo el mundo.                                                                    

Lea también:  Un hijo de selección: un encuentro con Aldo Corzo y su madre

4. Freaky Friday (2003):

¿Te imaginas despertar en el cuerpo de otra persona? En esta película, Anna Coleman (Lindsay Lohan) intercambia de cuerpo con su madre, la psicoterapeuta Tess Coleman (Jamie Lee Curtis). Con el paso de los días, cada una empieza a comprender los problemas que atraviesa la otra mientras intentan hacer que sus cuerpos regresen a la normalidad. 

5. Spanglish (2004):

Para sacar adelante a su hija, una inmigrante mexicana, Flor (Paz Vega), acepta trabajar como sirvienta para la familia de un reconocido chef (Adam Sandler). Cuando Flor y su hija se mudan a la casa de Los Clasky, ella hará todo lo posible por educar a su hija lejos de sus nuevos jefes, quienes intentarán engreírla más de la cuenta. 

6. Mamma Mia! (2008):

Sophie Sheridan (Amanda Seyfried) está a punto de contraer matrimonio y, días antes del gran evento, encuentra el antiguo diario de su madre (Meryl Streep) y la dirección de tres hombres que podrían ser su padre. Sin que su madre se entere, ella invita a los tres a su boda e intenta resolver el misterio de su paternidad. 

7. The Blind Side (2009):

La actuación de Sandra Bullock en esta película le valió su primer Óscar como “Mejor actriz”. Aquí interpreta a Leigh Anne Tuohy, una mujer que decide adoptar legalmente a Michael Oher (Quinton Aaron), un joven sin hogar que asiste a la misma escuela que sus hijos. Gracias a la perseverancia de la familia Tuohy, Michael se convierte en una estrella de fútbol americano. 

8. The Kids Are All Right (2010):

¿Cuáles son las dificultades y desafíos de un matrimonio conformado por dos mujeres? En The Kids Are All Right, la directora y escritora Lisa Cholodenko explora la maternidad y el concepto de una familia a partir de la relación de Nic (Annette Bening) y Jules (Julianne Moore). El plot point de la película surge cuando Laser y Joni, hijos de la pareja, sienten la necesidad de conocer a su padre biológico. 

Lea también:  Mamá geek: 10 ideas para el regalo perfecto

9. Boyhood (2014): 

A lo largo de doce años, el director Richard Linklater explora el crecimiento de un niño y el paso del tiempo con la aclamada Boyhood. Si bien la película se centra en el desarrollo del protagonista, el papel de sus padres es fundamental. Aquí Patricia Arquette interpreta a la Olivia, la madre de Mason, una mujer divorciada que debe hacerse cargo de sus hijos cuando el padre de ambos decide apostar por su carrera como músico. Para la revista Time, esta película bien podría llamarse Motherhood.

10. Bad Moms (2016):

Aquí no hay una, sino tres mamás: Amy Mitchell (Mila Kunis), Kiki (Kristen Bell) y Carla (Kathryn Hahn) que desafían lo que se entiende como “mamá perfecta”. Las protagonistas de esta película no solo quieren dedicarle tiempo a sus hijos, sino también a ellas mismas. En esta comedia demuestran que ser mamá no es sinónimo de ser aburrida.