Las madres de telenovela han empezado a desaparecer. Esas que renunciaban a todo por los hijos, y que estaban tras ellos todos los días de la semana, están dando paso a una nueva generación, que busca el equilibrio entre el desarrollo personal y el familiar. Y Rocío Oyanguren personifica a estas mujeres que buscan manejar todo en simultáneo. Ella está por lanzar la segunda edición de ¿Yo? ¡¿Madre?!, libro al que ha añadido capítulos y cuyo título ahora lleva una palabra adicional: “Recargada”. Hoy por hoy, y con dos hijos –Mikela (9) y Matteo (6)–, sigue manejando su empresa y llevando exitosamente su relación con Mauro, su esposo.

“NO DECIDÍ SER MAMÁ PARA SER INFELIZ”

“Para ser una buena mamá, primero necesito sentirme bien conmigo misma, realizada como mujer y como persona”, es una de las reflexiones a las que Rocío ha llegado y que anota en su libro. “Por eso necesito mis pequeños espacios. Ya comprendí que nunca será igual que cuando era soltera y sin hijos, pero no quiero sentir a Mikela y Matteo como una carga en mi vida. No necesito ir al cine, tomar un trago, bailar, que no está de más en algún momento, pero sí espacio para realizar mis proyectos personales y tiempo para mi cuidado personal”, agrega.
22 PUBLIREPORTAJE YO MADRE-1 CON LOGO

¿Cómo los manejas en simultáneo?
Para escribir y crear, necesito mi espacio y tengo la fortuna de estar con Mauro, porque me complementa y me deja ser. No es el típico “¿A qué hora vienes?”, “¿Quién va a cuidar a los chicos?”, sino que él puede encargarse de la casa sin ningún problema.

¿Y cómo ha cambiado tu relación de pareja?
Ahora el foco de todo son los niños e incluso las conversaciones que tengo con él son sobre ellos. “¿Viste la nota del profesor?”, “¿Mikela hizo las tareas?”, “¿Se pagó el karate?”, “¿Mañana Matteo tiene dentista?”. El espacio con la pareja se va diluyendo poco a poco, pero uno tiene que saber qué hacer.

Lea también:  Sergio Galarza y la agenda de su madre

¿A qué te refieres?
A que la diversión es diferente. Antes se trataba de salir, ir a una discoteca, pero ahora no necesariamente. Para estar contentos, nos basta con tomar un buen vino mientras comemos un piqueo y vemos una película.

En una parte del libro comentas que tu inglés no es bueno y que Mikela te suele corregir.
Sí, pero es porque ella lo habla excelente mientras que yo no. Pero ya tengo más de un año estudiándolo; todas debemos darnos una oportunidad para continuar con nuestros proyectos.

¿Y en qué momento tienes tiempo para hacerlo?
Mis clases empiezan a las seis de la mañana y terminan a las ocho. Pero todo es cuestión de organizarse. Por ejemplo, la academia de inglés está a unas cuadras de mi casa, el colegio, a diez minutos, mi trabajo, a un cuarto de hora. Todo es parte de un circuito.

LO MEJOR PARA ELLOS

En la actualidad, Rocío tiene la posibilidad de vivir en un duplex de un edificio con vista al Pentagonito, y puede matricular a sus hijos en uno de los mejores colegios de la ciudad. Pero a veces se pregunta si está haciéndoles bien. Ella logró destacarse y ser exitosa sin haber tenido esas facilidades. “Siempre viví de la mano con la escasez, la necesidad, el hambre. Tuve que trabajar para que el director de un colegio me permitiera estudiar, mi madre tuvo que trabajar día y noche para vestirnos, darnos de comer, y nunca tuvo tiempo para leerme un cuento, llevarme al cine o jugar en el parque. ¡Y aquí estoy! ¡Viva! Pero sé que vivimos en un mundo exigente y competitivo, y es mi forma de prepararlos para eso”, comenta en su libro.

Lea también:  10 regalos perfectos para la mamá artista

“Mis hijos gozan de un buen colegio. Tienen un padre y una madre que los adoran con locura, que juegan con ellos, los acompañan a sus fiestas, asisten religiosamente a todas las reuniones y actuaciones de su colegio, están pendientes cuando están enfermos. Entonces, ¿por qué debería sentirme mal si en algún momento decido dedicarme a mí?”, se cuestiona. “Ya dejé de culpar a la vida y sentirme mal. Ahora trato de vivir mucho más relajada en relación con mis hijos, pensando que cuando me toque estar con ellos seré exclusivamente de ellos, incluso apagando el bendito teléfono, que nos hace esclavas del trabajo a toda hora”, concluye.

REGALO POR EL DÍA DE LA MADRE

caratula YO MADRE ok

¿Yo? ¡¿Madre?! Recargada circulará de forma gratuita con COSAS 592, que saldrá a la venta el 4 de mayo.