Las noticias que llegan de Europa no son buenas. Según un informe publicado en The New York Times la semana pasada, el impacto de los recientes ataques terroristas en Francia, Bélgica y Alemania han afectado profundamente el turismo y la economía europea, con un récord de un 20% de cancelaciones en hoteles de la Costa Azul, y niveles de crecimiento en los países del euro tan bajos que solo son comparables a los que siguieron a la crisis de 2008. Francia, uno de los países más afectados por la violencia terrorista, acaba de cerrar su tercer mes de cero crecimiento. Cero. Sin embargo, observando los blancos yates en la bahía de Montecarlo o en Saint-Tropez, las magníficas villas iluminadas en Ibiza o Córcega, sería imposible imaginar que hay preocupaciones que vayan más allá de conseguir al masajista adecuado en el spa o una langosta que esté cocinada a punto. ¿No nos cree? Observe entonces a la distancia las cuentas de Instagram de algunas de las figuras más importantes de la moda, el cine o el modelaje, magnates o socialités que, como aves en migración, han llegado hasta las costas del Mediterráneo, el Egeo, el Atlántico o las Baleares en busca de paz y descanso.

Kate Hudson en Ibiza.

Kate Hudson en Ibiza.

Giancarlo Giammetti en el Mediterráneo.

Giancarlo Giammetti en el Mediterráneo.

Eso no significa, sin embargo, que este puñado de privilegiados esté completamente desconectado de lo que sucede en el mundo, es decir, en el mundo real, como podríamos llamarlo el resto de nosotros. Paris Hilton, que por estos días se encuentra en Ibiza trabajando como DJ, concedió una entrevista al periódico local, “El Diario de Ibiza”, donde dijo estar preocupada por su seguridad. “Es horrible todo lo que está pasando, el atentado reciente en Niza es algo repugnante y asusta”, señaló. “Son cosas que se me pasan por la cabeza, ya que viajo mucho, y cuando pienso en esto, me da miedo. Soy una persona famosa que puede ser un objetivo claro de un atentado y es algo que a veces me aterroriza”.

Carolina Parsons en Saint-Tropez.

Carolina Parsons en Saint-Tropez.

jet set de vacaciones

Alessandra Ambrosio y su familia en Mikonos.

Es difícil saber si pensamientos tan oscuros han cruzado alguna vez por la rubia cabeza de Kate Hudson, que junto a un grupo de amigas alquiló una villa en las colinas de Ibiza, y luego otra más en Saint-Tropez. En estos lugares hizo lo que las estrellas de hoy hacen cuando están de vacaciones: postear imágenes y videos en Instagram y Snapchat, y así aumentar su número de seguidores. Hudson es una maestra en el arte de insinuar intimidad sin revelar nada, luciendo su perfecto cuerpo en bikini por aquí y por allá, posando sin maquillaje (algo impensable para cualquier starlet apenas una década atrás).

Austin Butler y Vanessa Hudgens en la isla de Elba.

Austin Butler y Vanessa Hudgens en la isla de Elba.

Alessandra Ambrosio y Carolina Parsons también postearon imágenes de sus días de descanso en la Costa Azul; y Giancarlo Giammetti, como ya es tradicional, exhibió imágenes que lo muestran como un magnate en el yate que comparte con Valentino, su socio y gran compañero de la vida.

Quizá este no sea el más dulce verano que haya visto la humanidad, pero las fotografías compartidas por estos famosos permiten imaginar que en algún lugar, al menos por un momento, todo es sol, playa y felicidad.