Los expertos en preparación física Vanna Pedraglio, Ángel Cisnero y Gustavo Simonetti rompen falsas creencias y explican la verdadera función y ejecución del estiramiento.

El estiramiento solo se realiza al final de la actividad física

No. Actualmente, los entrenadores recomiendan hacer estiramientos antes y después, pero de manera diferente cada vez. Es decir, al comenzar tu rutina, lo primero es practicar un buen calentamiento para aumentar la temperatura de los músculos y entrar en calor (trotar, caminar, subir y bajar escaleras, etcétera). A continuación, Ángel Cisnero, entrenador de Bodytech, aconseja un breve estiramiento dinámico (estirar en movimiento), con ejercicios suaves y continuos que preparen tus músculos para los estímulos físicos a los que los someterás. El verdadero estiramiento (estático) viene después del entrenamiento físico y está orientado a elongar todos los músculos para oxigenarlos y restablecer el riego sanguíneo. Gustavo Simonetti, entrenador de Stretching Team Perú, hace hincapié en el mensaje: “Si se hacen antes, deben ser estiramientos muy cortos en tiempo. Si se hacen después, deben ser más largos, porque el nivel de temperatura interna en los músculos y las articulaciones ha aumentado, lo cual favorece el estiramiento”. Si no se estiran los músculos, poco a poco se pierde movilidad y se obtiene un cuerpo rígido, lo que aumenta el riesgo de lesiones.

estiramiento

“El estiramiento dinámico brinda una correcta temperatura a la musculatura, la oxigena y prepara el sistema nervioso y el cuerpo para lo que se hará después”, advierte Vanna Pedraglio.

Debes estirar únicamente la zona que vas a trabajar

¡No! Imagínate que vas al gimnasio y te toca trabajar las piernas. Muchos de los ejercicios específicos para ellas incluyen cargar pesas con los brazos, lo cual significa que –indirectamente– estás trabajando el tren superior. Sucede que el movimiento del cuerpo funciona como un sistema de engranajes que forman parte de un todo. Cuando caminas, por ejemplo, no solo trabajan los músculos de las piernas, sino también los de los brazos, de la espalda y otros. ¿Conclusión? Necesitas estirar todo tu cuerpo.

El estiramiento aporta flexibilidad

Sí y no. Para ser más flexible, realizar ejercicios de estiramiento (que trabajan sobre los músculos) ayuda de manera general, pero tienes que hacer, específicamente, ejercicios de flexibilidad (que son los que actúan sobre tendones y articulaciones). Por ejemplo, sentarse con las piernas abiertas y extendidas hacia los costados, llevar el pecho hacia el suelo y los brazos estirados hacia adelante, lo más lejos posible. O echarse boca abajo, con los brazos pegados al cuerpo y las palmas sobre el suelo, y elevar las piernas hacia el techo.

Esta práctica “reduce el riesgo de lesión. Un músculo fuerte y flexible está en menor riesgo que un músculo débil y tenso”, comenta Gustavo Simonetti.

Los estiramientos previenen lesiones

No siempre. “Los estiramientos reducen el riesgo de lesión. Un músculo fuerte y flexible está en menor riesgo que un músculo débil y tenso”, comenta Gustavo. Es importante recordar que las lesiones pueden tener otros orígenes, como un mal movimiento o no haber entrado en calor antes de la práctica. El estiramiento dinámico ayuda, pues da “una correcta temperatura a la musculatura, la oxigena y prepara el sistema nervioso y el cuerpo para lo que se hará después”, advierte la coach deportiva Vanna Pedraglio.

Elongar reduce los dolores

Sí y no. Por un lado, sabemos que el dolor está en función de la intensidad del entrenamiento y de tu estado físico. Si no entrenas en mucho tiempo y, de pronto, decides reiniciar, no hay estiramiento en este mundo que evite el dolor en tu cuerpo al día siguiente. Lo mismo si entrenas regularmente, pero de pronto decides aumentar considerablemente la intensidad. Por otro lado, “al realizar una actividad física, se liberan sustancias en el cuerpo, como toxinas y ácido láctico, que se acumulan en el músculo y se eliminan con el estiramiento”, explica Gustavo. Eso sí, frente al dolor, el estiramiento debe ser moderado para no terminar con un desgarro.

ESTIRAMIENTOS ESTÁTICOS. Recomendados para relajar los músculos después del entrenamiento. Se mantiene una postura durante quince o veinte segundos para irrigar la zona tratada.

Si estiras demasiado, el músculo se relajará

Falso. Muchas personas que practican pesas creen que el estiramiento les impide ganar masa muscular, porque los músculos se relajan. No es así. Cuando estiramos, la calidad muscular mejora, circula una mayor cantidad de sangre y aumenta la capacidad para almacenar mejores fibras musculares.

El estiramiento ayuda al rendimiento

Definitivamente: es un complemento. Si hacemos un buen calentamiento y un buen estiramiento, rendiremos mejor.

Por Maritza Noriega

Publicado originalmente en Buenavida n° 01