Johana Molina tiene apenas veintidós años y acaba de egresar de la carrera de Diseño de Interiores de la UPC. Su trabajo nos revela a una profesional con una mirada madura y profunda, que navega entre el diseño, el arte y las ciencias sociales.

Por Redacción COSAS

mujeres tejedoras en Huancavelica UPC

La tesis de Johana consistió en el diseño de un centro de emprendimiento y difusión de artes textiles para mujeres tejedoras en Huancavelica.

Johana es una capa. Para comprobarlo, solo basta hacer una rápida búsqueda en Google hasta encontrar su portafolio de trabajo. Tiene veintidós años y hace poco egresó de la carrera de Diseño de Interiores de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), pero su trabajo va mucho más allá del diseño, y nos revela una mirada increíblemente versátil, que navega entre el arte digital, el diseño industrial, el urbanismo, las ciencias sociales, la arquitectura y el diseño gráfico.

En el archivo digital de Johana Molina podemos encontrar proyectos de intervenciones a espacios arqueológicos, culturales y comerciales, diseño de espacios públicos, de productos, espacios residenciales y hasta piezas de arte, pero quizá el proyecto que mejor fusiona sus intereses y talentos es aquel que presentó como tesis. El “Centro de emprendimiento y difusión de artes textiles para mujeres tejedoras en Huancavelica” es, al mismo tiempo, un estudio meticuloso sobre las costumbres de las tejedoras de la comunidad de Yauli, y una innovadora propuesta para reactivar la difusión de artesanía textil en Huancavelica a través de un centro de emprendimiento.

El proyecto plantea como solución de diseño la creación de un espacio de difusión y aprendizaje, tanto para los turistas como para las tejedoras. Un lugar en el que, lejos de intentar imponer una visión más adaptada al turista, pretende destacar las costumbres y usos milenarios de las tejedoras artesanales. Un espacio abierto, donde se promueve el intercambio de conocimiento y productos, y en el que el paisaje cumple un factor preponderante.

Johana Molina UPC

Con solo 22 años, Johana Molina nos revela una mirada increíblemente versátil, que navega entre el arte digital, el urbanismo y las ciencias sociales.

Diseño para cambiar el mundo

Al salir del colegio, Johana sabía que quería estudiar algo relacionado con el arte y la creación. “Estuve buscando opciones por buen tiempo y encontré en la carrera de Diseño de Interiores de la UPC un programa en el que podía explotar mi creatividad de forma muy libre, en el que la universidad te invita a indagar, a crear y explorar diversas alternativas de solución a un problema”, explica la diseñadora, para quien los cinco años de carrera superaron todas sus expectativas. “Desde que ingresamos, nos forman para que no veamos esta carrera como algo solo estético y decorativo, sino una disciplina en la que podemos incorporar una dimensión social para contribuir al crecimiento del país. A mí me encanta ver el diseño de interiores como una herramienta para ayudar a la sociedad, y en la universidad encontré muchísima recepción para desarrollar proyectos con ese enfoque”, comenta.

Lea también:  Se van al Reino Unido con la UPC

Ella es una amante del Diseño de Interiores, y defiende sus diferencias y particularidades respecto a otras carreras. “La Arquitectura, por ejemplo, la veo más como una disciplina que se encarga de crear el contenedor, mientras que el Diseño de Interiores ve el contenido del espacio; los detalles, el look & feel de cómo se siente el usuario en el espacio. Es una carrera mucho más específica, en la que puedes crear desde un espacio interior hasta un mueble o una experiencia integral”, refiere.

Tejedoras Huancavelica UPC (1)

El primer nivel del centro es un espacio público para la interacción con los turistas, donde pueden realizar actividades como comprar textiles en el área de venta, observar el proceso de producción de las artesanas, visitar los espacios de exhibición permanentes y temporales, o simplemente disfrutar de la vista panorámica que ofrece la ciudad desde las gradas que cubren la andenería.

Pero su formación no se limitó a las aulas de la UPC. En 2019, gracias al apoyo de la universidad, viajó a la Universidad Europea de Madrid para estudiar por cinco meses, una experiencia que la marcó y terminó de convencerla del tema central de su proyecto de tesis. “En España comprendí la riqueza que esconde la diversidad, y lo mucho que podemos explotar ello en el Perú. A partir de ahí, mis proyectos comenzaron a tener un enfoque mucho más social”, nos dice.

La egresada se define como feminista y activista por diversos temas sociales, y en el futuro cercano quiere involucrarse con entidades sociales que trabajen en el interior del país. De seguro, su talento y esa mirada amplia y madura del diseño y los espacios la llevarán lejos antes de lo pensado.

Lea también:  Ginecología para una vida plena: entrevista a Mirian Contreras

Conoce más de la carrera de la UPC junto al director Mario Ricci:

 

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.