A pesar de que no ganó el Oscar, la actriz estadounidense se llevó todos los elogios en la alfombra roja. ¿El motivo? Glenn Close lució un elegante vestido dorado de Carolina Herrera que no pasó desapercibido. 

Aunque todo parecía apuntar a que Glenn Close se llevaría el Oscar a Mejor Actriz por The Wife (por ese papel recibió un Globo de Oro y un SAG Award), la actriz estadounidense no logró llevarse el galardón a casa. 

Sin embargo, su paso por la alfombra roja no pasó desapercibido e, incluso, logró opacar a varias estrellas de Hollywood con su llegada.

Carolina Herrera al mando

Para la que iba a ser su noche triunfal, la actriz escogió un vestido dorado de Carolina Herrera diseñado por el mismísimo Wes Gordon, director creativo de la casa Herrera. 

Según publicó la firma en sus Instagram Stories, la elaboración del vestido fue bastante compleja: ha tomado más de 8000 horas de trabajo y 30 empleados para su elaboración.

Instagram: @carolinaherrera

Según Vanity Fair, los abalorios teñidos y cocidos a mano del vestido hacen que su peso sea de 22 kilos. A pesar de este singular detalle, Glenn Close no lució incómoda en la alfombra roja.

La mítica actriz tuvo la oportunidad de trabajar junto a Wes Gordon el diseño de su vestido, un mérito que emocionó muchísimo al director creativo de Carolina Herrera.

“Trabajar con @glennclose en las últimas semanas ha sido la experiencia más increíble. Ella es brillante en todos los sentidos de la palabra”, escribió Gordon en su cuenta de Instagram. “Felicitaciones por tu merecida nominación esta noche, Glenn. Estoy muy orgulloso de haber trabajado contigo para crear este momento especial”, añadió.

Sí, Glenn Close no ganó, pero la historia de las red carpets jamás olvidará su vestido y nosotros tampoco.