Al igual que la princesa Beatriz, todas estas novias reales rompieron con la tradición por sus vestidos de novia, desde la princesa monegasca que se casó en una mini, hasta la gurú del estilo que optó por cinco cambios de vestimenta.

Por Alejandra Grau

Reina Victoria

Cuando la Reina Victoria se casó con el Principe Albert en 1840, era costumbre de las novias de Hanover usar vestimenta de la corte o túnicas reales. Su propia madre había usado un elaborado vestido de tela dorada , mientras que su prima, la princesa Charlotte, llevó un vestido plateado brillante bordado con conchas y flores. Por lo tanto, causó un gran revuelo cuando la joven Victoria decidió evitar la tradición y usar un vestido de novia de seda blanco liso, simplemente adornado con encaje y flores de azahar (una flor asociada con las novias reales hasta el día de hoy). Hoy la mayoría de las novias eligen vestirse de blanco, gracias a esta tradición que comenzó con la propia Victoria.

Novias rebeldes: Reina Victoria

Reina Elizabeth, la Reina Madre

Si bien era fanática de la tradición en muchos sentidos, la Reina Madre fue bastante atrevida y moderna con respecto al diseño de su vestido de novia. Luego, Lady Elizabeth Bowes-Lyon, eligió agregar varios toques personales al vestido que llevaba para casarse con el duque de York (y futuro rey de Inglaterra). Su diseño no solo era muy moderno, con el diseño de cintura caída que imitaba la silueta popularizada por Coco Chanel en la década de 1920, sino que también presentaba dos trenes , uno desde el hombro y otro desde las caderas.

Lea también:  Cinco apps de moda que deberías conocer

Reina Elizabeth, la Reina Madre

Reina Soraya de Irán

Cuando Soraya Esfandiary-Bakhtiary se convirtió en la segunda esposa de Shah Mohammad Reza Pahlavi de Irán en 1951, su vestido fue tan inusual como extravagante. Posiblemente el vestido de alta costura mas grandilocuente jamás creado para una boda real. El traje diseñado por Christian Dior presentaba 37 yardas de lamé plateado con perlas, 6,000 piezas de diamantes y 20,000 plumas de marabú, y pesaba 44 libras. Lamentablemente, el matrimonio no iba a durar. La parejo se separó siete años después cuando se descubrió que Soraya no podría tener hijos.

Reina Soraya de Irán

Princesa Stephanie de Mónaco

La hija menor del príncipe Rainiero de Mónaco II y la princesa Grace de Mónaco siempre se movió a su propio ritmo. Un buen ejemplo de ello, fue su boda sorpresa en 1995 con su guardaespaldas, Daniel Ducret. Para la ocasión lució un vestido muy en tendencia para la década de 1990, pero no tanto para una boda real: un mini vestido de encaje blanco sin velo (o tiara). Fue tan contrario al protocolo que aún no se conoce quien fue el diseñador, y el Palacio nunca ha publicado ningún detalle oficial al respecto.

Princesa Stephanie de Mónaco: Novias reales rebeldes

Beatrice Borromeo

Cuando se trata de una de las socialites más elegantes de Europa, es justo que el día de su boda sea también un desfile de moda. Tal fue el caso de la elegante aristócrata italiana Beatrice Borromeo, quien usó cinco vestidos diferentes para sus nupcias en 2015 con Pierre Casiraghi de Mónaco. En la ceremonia civil  en Mónaco, vistió un vestido Valentino de encaje rosa y dorado. Luego, se cambió a un vestido sin espalda con estampado de nubes del mismo diseñador para la velada nocturna. Las celebraciones continuaron en Italia, donde inició los procedimientos en un desayuno previo a la boda con un vestido estilo boho de Alberta Ferretti. En la ceremonia de boda, ella usó un vestido marfil hecho a medida por Giorgio Armani, que se cambió a un vestido de estilo griego de Armani para la noche.

Lea también:  "Love Affair": la campaña de Saint Laurent que promueve el sexo seguro

Beatrice Borromeo: vestido de novia Armarni

 

Lady Gabriella Windsor

La hija del príncipe y la princesa Michael de Kent y la número 52 en la fila al trono sorprendió a muchos con su elección de vestido de novia en mayo de 2019. Optó por un vestido rosa pálido de la costurera de la alta sociedad italiana Luisa Beccaria. Con capas sutiles de tul de rosa y marfil, fue una opción refrescante y moderna. Lady Windsor siguió los pasos de otras novias, incluidas Anne Hathaway y Gwen Stefani que también optaron por el rosa como un  toque colorido y contemporáneo para sus vestidos de novia.

Lady Gabriella Windsor

 

Princesa Beatriz

Hubo varias sorpresas en la boda de la princesa Beatriz con Edoardo Mapelli Mozzi en junio 2020. No solo la ceremonia en sí misma, un asunto familiar íntimo que se mantuvo un secreto hasta mucho después de que sucedió, sino que Bea ignoró la convención y mostró sus verdaderas credenciales de moda al volverse verde en un vestido ecológico, “reciclado”, prestado de su abuela, la reina. El vestido diseñado por Norman Hartenell que eligió fue usado por su Majestad en varias ocasiones durante la década de 1960. Está hecho de tafetán de seda Peu De Soie en tonos marfil, con detalles de satén y detalles de diamante de la duquesa. Angela Kelly, la modista de la Reina, la adaptó a Beatriz, agregándole dulces mangas de organza. Además, optar por ese vestido de novia aparentemente fue una decisión de ultimo minuto, lo que hizo aún mas conmovedora la elección.

Princesa Beatriz: vestido de novia