Periodista deportivo. Nació en Lima en 1965. Comenzó trabajando en radio Libertad cuando tenía trece años; luego en la tele a los diecisiete, junto a Pablo de Madalengoitia, su mentor. Está casado desde hace dieciocho años con Sarita Gorlovezky, a quien le encanta el fútbol.

Sammy Sadovnik lleva veinticuatro años dedicado al periodismo deportivo. Antes hizo programas musicales, de entretenimiento y familiares. Hoy, es una de las voces estelares de las narraciones mundialistas de Telemundo, por lo que le ha tocado viajar a lo largo y ancho de Rusia y disfrutar en primera fila de la presencia peruana en el Mundial.

¿Cómo evalúas la participación de la selección peruana en el Mundial de Rusia?

Inolvidable desde el punto de vista emotivo, y meritoria por lo que significa volver a un Mundial después de treinta y seis años.

¿Qué fue lo que más te sorprendió del equipo?

El orden táctico.

¿Quién consideras que fue el futbolista peruano más destacado?

André Carrillo.

¿Y el más discreto?

Edison Flores.

¿Cómo describirías la experiencia de narrar los partidos del Mundial para una cadena tan importante como Telemundo?

Emocionante. Nunca olvidaré esta experiencia, además de compartir micrófono con Teófilo Cubillas.

¿Qué puedes comentarnos sobre las figuras exmundialistas que los han acompañado en las transmisiones de Telemundo? (Diego Forlán, Juan Pablo Ángel, Juan Pablo Sorín y, por supuesto, Teófilo Cubillas entre ellos).

Un lujo enorme compartir y nutrirse de las experiencias de tantas figuras del fútbol. Las charlas de café con recuerdos y anécdotas son muy enriquecedoras.

¿Qué consejo les darías a todos los periodistas y comunicadores peruanos que sueñan con trabajar en una cadena internacional?

No soy quien para dar consejos, pero sí podría decir, por experiencia propia, que tienen que ser perseverantes y nunca renunciar a sus sueños.

¿Extrañas hacer televisión en el Perú?

Extraño a los buenos amigos y compañeros que dejé. Algún día, me gustaría combinar lo mejor de ambos en el Perú y Estados Unidos.

¿Con qué recuerdos te quedas de tu paso por la tele peruana?

Los mejores. Allí aprendí y crecí profesionalmente, fue la base que me sirvió para desarrollarme, hoy, en la TV de Estados Unidos.

¿Cuál dirías que es, o ha sido, tu mayor adicción?

El fútbol.

¿Qué es lo más maravilloso y lo más difícil que te ha tocado vivir?

Lo más maravilloso: poder trabajar en lo que más me apasiona. Lo más difícil: el cambio de país y la adaptación a nuevas formas.

¿Cuál es tu miedo más grande?

Perder la voz.

¿Qué cambiarías de ti mismo?

Mi impaciencia.

¿Quién o qué ha sido el amor más importante de tu vida?

Mi esposa, Sarita.

¿Cuál ha sido tu logro más notable?

Poder desarrollarme profesionalmente en un país tan competitivo como Estados Unidos.

¿Hay algo que te falte, o que desees, que haría que renuncies a todo lo que has conseguido?

Mientras tengamos salud, todo estará bien.