En una reciente entrevista concedida al diario británico The Sunday Times, la actriz Gwyneth Paltrow reveló cuáles son las reglas de convivencia que tiene con su esposo, el productor Brad Falchuk, para que su matrimonio funcione, luego de casarse en setiembre del año pasado.

Tal vez la fugacidad es una de las características más acentuadas en las relaciones amorosas en la época que vivimos. Con el paso de los años van quedando atrás aquellos eternos amores de novela: hoy, las relaciones -para beneficio o perjuicio de algunos- no están condenadas a durar toda una vida.

La semana pasada, por ejemplo, la escena cinematográfica hollywoodense se llevó una gran sorpresa luego de que Bradley Cooper e Irina Shayk -consideradas como una de las parejas más sólidas del momento- anunciaran el fin de su relación luego de cuatro años de casados y tener una hija en común. En este contexto, la actriz Gwyneth Paltrow -de 46 años- reveló en una entrevista cuál es su secreto para llevar una relación equilibrada con su esposo, Brad Falchuk: alternar los días de convivencia.

Experiencia previa

Gwyneth Paltrow estuvo casada con el vocalista de la banda estadounidense Cold Play, Chris Martin, con quien mantuvo una relación de más de diez años, entre el 2003 y 2013. Juntos tuvieron dos hijos: Apple, quien hoy tiene 14 años; y Moses, de 12. Su relación terminó, sin embargo, debido a lo que la pareja llamó “una desconexión consciente de pareja”. Luego de este episodio ninguno de los dos ofreció declaraciones sobre su separación.

Lea también:  Boda Norteña

Sin embargo, en 2016, casi dos años después de su separación, Chris Martin, fue el primero en brindar declaraciones sobre lo que significó su separación en una entrevista con The Sunday Times. En esta entrevista dijo: “Fue un divorcio, pero raro. Yo lo veo más así: nos hemos encontrado, hemos pasado un tiempo juntos pero las cosas no han salido bien”, señaló el cantante.  “Estuve todo un año deprimido tras la ruptura, pero he vivido muchas cosas desde entonces”, señaló.

Gwyneth Paltrow y Chris Martin fueron una de las parejas más mediáticas de la primera década del siglo XXI.

Por su parte, Paltrow habló por primera vez del tema el año pasado, en el podcast Armchair Expert, donde describió la dureza con que vivió este momento: “Fue brutal. Sentí como si no tuviera piel. En ese momento, pasé por muchísimo dolor. Lo sentí como un fracaso terrible por mi parte. Fue muy duro, estaba muy preocupada por mis hijos”, reveló la actriz. 

Hoy, a pesar de los problemas que tuvieron en el pasado, la ex pareja asegura que mantiene una relación amigable y que se apoyan mutuamente.

Secreto revelado

En una reciente entrevista concedida al diario británico The Sunday Times, Paltrow reveló que estableció con su esposo Brad Falchuk -quien es guionista y productor televisivo-  una serie de reglas de convivencia para sobrellevar de mejor manera su matrimonio.

¿Cuáles son estas medidas adoptadas por la pareja?  Una de ella es que Falchuk duerme solo “cuatro noches a la semana en casa”, cada vez que sus hijos Brody e Isabella -que tuvo en su antigua relación con Suzanne Bukinik- no comparten tiempo con él. Esto no representa una dificultad entre la pareja, ya que ambos poseen viviendas propias en Los Ángeles (y cercanas la de una de la otra), lo cual los mantiene próximos y facilita la movilidad entre ambos.

Paltrow y Falchuk se casaron en una gran ceremonia East Hampton, Nueva York, en setiembre del año pasado.

Para justificar esta decisión, la actriz dijo que este método fue sugerido por su coach personal, quien considera que es necesaria conservar “la polaridad” de la relación y mantener un poco de “frialdad” en su vida como pareja. Además, la actriz dijo que esta decisión fue tomada por los dos, para que los hijos que tienen -de distintas parejas- “no vean alteradas sus vidas cotidianas”. “Todos mis amigos casados me dicen que nuestra forma de vivir parece ideal y que no debemos cambiar nada”, dijo Paltrow. Tal vez este sea un método efectivo para evitar las rupturas y separaciones. O, al menos, un método bastante sincero de intentarlo.

Lea también:  24 mujeres internacionales que son agentes de cambio