Conversamos con Elton John, el genio de la música y productor ejecutivo de “Rocketman”, la exitosa película basada en su vida. Sus adicciones, sus miedos, sus amores y su historia de superación son plasmados con total honestidad en la cinta, y también en esta entrevista.

Por Yenny Nun

Sir Elton John nació con el nombre de Reginald Kenneth Dwight en el barrio de Pinner, Londres, el 25 de marzo de 1947. Comparado con Liberace por sus increíbles dotes de pianista y sus tenidas estrambóticas, llegó a estar a la par de lo que logró Elvis Presley en los años cincuenta y The Beatles en los sesenta en cuanto a tener su música en los primeros lugares de los rankings. Incluso, en un punto se calculó que las ventas generadas por sus álbumes equivalían al 3% de las ventas mundiales en este rubro. No es de extrañar, entonces, que en 1998 fuera nombrado caballero por la reina Elizabeth II.

Muy conmovido por la muerte de John Lennon y, más tarde, de sus amigos Gianni Versace y la princesa Diana, en 1997 hizo una versión especial de “Candle in the Wind”, escrita originalmente en memoria de Marilyn Monroe, que se escuchó durante el funeral de Diana. Posteriormente, el cantante donó todas las ganancias de esta canción a algunas de las causas caritativas favoritas de Lady Di.

Elton John

“Cuando eres un drogadicto, estás metido en ti mismo, no te importan los demás. Y yo me la pasaba haciendo giras. Como se ve en la película, pierdes toda tu racionalidad, tu sentido de la lógica y de la responsabilidad”, señala el músico.

En 2018, Elton John anunció que se retiraría de su profesión, pero que antes realizaría una gira mundial durante tres años, la misma que comenzó el pasado setiembre. Muy prolífico, ya que además de compositor y cantante fue dueño del equipo de fútbol Watford F.C., ahora se transformó en el productor ejecutivo de “Rocketman”, estrenada en la más reciente edición del Festival Internacional de Cine de Cannes. Una cinta biográfica protagonizada por Taron Egerton y Jamie Bell, quien interpreta a Bernie Taupin, el mejor amigo de Elton John.

La cinta, que fue recibida por una ovación de pie y de la cual ya se habla con relación a posibles nominaciones, describe la triste vida de esta leyenda viva, hijo único, quien fue maltratado emocionalmente por sus padres y que, a pesar de su éxito, estuvo al borde de la muerte a raíz de sus múltiples adicciones al alcohol, las drogas y el sexo. “Rocketman” llega hasta el momento en que Elton John logra derrotar a sus demonios y muestra cómo, finalmente, encuentra la felicidad junto a su actual marido, David Furnish, con el cual contrajo matrimonio en 2005 (la pareja tiene dos hijos).

Elton John

Elton John junto a su esposo, con quien lleva una relación sentimental desde 1993.

¿Cómo te sentiste al ser interpretado por Taron Egerton?

Es muy extraño mirarse a sí mismo en una película, sobre todo cuando estás vivo. La mayoría de las cintas biográficas se enfocan en personas fallecidas, a excepción de la película de Tina Turner. Fue muy raro verme en la pantalla, en especial captado tan auténticamente por Taron, al punto de que se me olvidó que se trataba de una dramatización. Es el mejor cumplido que le puedo brindar. Taron realmente realizó un trabajo extraordinario, se transformó en mí.

Lea también:  Agenda COSAS: actividades culturales para este fin de semana

¿Te consideras un genio de la música?

No, no me gusta hablar de mi talento, ni darme aires. Nunca llevo a Elton John a mi casa. Elton se queda sobre el escenario o en el estudio. Hubo una etapa cuando mis discos de oro y otros galardones estaban alineados en mi casa, simbolizando éxito, pero ya no más.

Elton John

Junto a Taron Egerton, quien lo interpreta en “Rocketman”.

¿Tuviste una educación musical clásica?

Desde los 4 años escuchaba una canción y la tocaba de oído; era un don del cielo. Entonces les dije a mis padres que sería una buena idea que tomara clases de piano, y encontraron a una profesora muy buena llamada Mrs. Jones. Comenzamos con ejercicios y seguimos con Bach, Mozart y Chopin; me encantaba. Años más tarde, me gané una beca en la Royal Academy of Music. Por suerte, durante ese tiempo, había descubierto a Jerry Lee Lewis y a Little Richard. Me enamoré del rock. Desafortunadamente, mis manos no eran las de un pianista clásico, había mucho mejores músicos en la Academia. Pero hasta hoy, aunque mi fuerte es el rock, pueden notar que la influencia clásica sigue en mis composiciones. Fue una experiencia maravillosa estudiar en la Royal Academy, y aún estoy asociado a ella; incluso su presidente asistió a la premier de nuestra película.

Es impresionante ver cómo compones tu música y el poco tiempo que demoras en crear los temas…

Porque compongo luego de que me entregan la letra de la canción. Junto a mi liricista Bernie Taupin, compartimos una increíble afinidad musical. Él me da la letra y, al poco rato, incluso a la media hora, nace la melodía. Pero no compongo todos los días, solo cuando tengo que hacerlo. Aunque reconozco que es un verdadero don, no tengo idea de cómo ocurre; coloco mis manos sobre el piano o keyboard y algo sucede. No solo me sucede con Bernie, sino con otros liricistas como Tim Rice; ellos me dan la letra y nace una canción. Pero por supuesto que existen momentos en los que dudo de mi talento. Ningún artista con autoestima puede negar eso.

Elton John

Entre sus temas más conocidos, a lo largo de sus más de 50 años de trayectoria, se cuentan “Daniel”, “Crocodile Rock”, “Goodbye Yellow Brick Road”, “Bennie and the Jets” y la banda sonora de “The Lion King”.

Infancia dolorosa

En “Rocketman”, somos testigos de los altibajos de tu vida hasta que finalmente logras superar tus profundos traumas. ¿Por qué decidiste compartir públicamente lo bueno y lo malo?

Cuando decidí hacer una película de mi vida, quería que fuera honesta. Es una película de ficción, pero lo que se muestra en la pantalla realmente sucedió. Tener éxito fue fantástico, pero fui incapaz de lidiar con él. Era imposible dejar de lado en esta historia todo lo malo que me ocurrió. Hace algunos años, David (Furnish, su esposo) hizo un documental acerca de mi vida titulado “Elton John: Tantrums & Tiaras”, muy auténtico, y quise que este filme fuera igual. Mi vida es como se muestra en “Rocketman”, no quería pintarla de una manera distinta.

¿Tu salud mental impactó tu carrera?

Aunque sufrí de un terrible estado depresivo y fui adicto a muchas drogas, continué trabajando, grabando discos y haciendo giras. La música me mantuvo vivo; si hubiera parado, no estaría hoy aquí, conversando contigo.

Elton John

Elton John publicó su primer álbum, “Empty Sky”, en 1969, cuando tenía 22 años.

En la cinta se ve la mala relación que tienes con tus padres, especialmente con tu papá, un hombre super frío y distante. ¿De qué manera hoy muestras amor a tus hijos?

Lo desafortunado de mis padres es que nunca debieron haberse casado. Contrajeron matrimonio rápidamente después de la guerra, sin realmente conocerse, y, como se ve en la película, no eran en absoluto compatibles. Pero lo que me alegra es que tanto mi madre como mi padre encontraron la felicidad en sus segundos matrimonios. Como mi mamá no era feliz, yo también era un niño triste, porque, cuando ellos estaban juntos, peleaban todo el tiempo y discutían sobre mí. Con nuestros hijos no existe abuso físico ni emocional. Con David amamos a los niños, somos de mucha piel, nos abrazamos y vemos TV juntos, sobre todo muchos partidos de fútbol. Les demostramos nuestro amor, algo que yo no tuve.

Elton John

Elton John acompañado de sus padres. “Lo desafortunado de ellos es que nunca debieron haberse casado. No eran en absoluto compatibles”, sentencia.

¿Por qué crees que tus vivencias fueron tan distintas?

Eran tiempos diferentes, los años cincuenta, una época muy conservadora. Si una niña se embarazaba, la escondían o la mandaban a otro lugar. Cuando mis padres decidieron divorciarse, mi tío preguntó, muy preocupado: “¿Qué dirán los vecinos?” (risas). Mis papás permanecieron juntos por mí, pero, a medida que el tiempo pasaba, las cosas empeoraban. Fue tan duro para ellos como para mí. Yo vivía aterrorizado. Hay una escena en la cinta en la que mi papá me dice: “Saca tus manos de la mesa”. Si yo hacía ruido comiendo apio, me retaba. Sentía que caminaba sobre cáscaras de huevo. Solo mi abuela y la música me consolaban. La música se transformó en mi escape mágico.

Lea también:  Entrevista exclusiva con los actores y el director de “Triple Frontier”

¿Te gustaría que tus hijos siguieran tus pasos musicales?

Nuestros hijos tienen clases de música y les encanta. No creo que se transformen en mí, pero les fascina y es bueno para ellos. Realmente ellos quisieron tomar clases por su propia iniciativa, no porque yo se los sugerí.

Elton John

Junto a su esposo, el cineasta David Furnish, y sus hijos, Zachary Jackson Levon y Joseph Daniel Furnish-John. Ambos nacieron mediante gestación subrogada de la misma madre.

Orgulloso de ser gay

Durante el estreno de “Rocketman” en Cannes, ¿qué escenas fueron la más dolorosa de ver y la más feliz?

Fue difícil ver la cinta. Pensé: “Dios, no quiero volver a esos lugares oscuros”. Pero añadí: “Gracias, Dios, por haberme sacado de ese pozo profundo, por la redención que me diste, y gracias por haberme dado la inspiración para buscar ayuda y salir de ese lugar”. Había visto “Rocketman” una semana atrás, en Milán. Estaba preparado para la escena en la que “quiero amor”, porque, cuando la vi por primera vez, terminé llorando en el suelo.

Encontré extremadamente dolorosas algunas de las escenas de mi drogadicción. Y lo que más me emocionó fue la escena de la visita de Bernie al centro de rehabilitación donde yo estaba internado, porque Bernie es el hilo de la historia. Nuestra amistad fue lo único a lo que me pude aferrar. Y es la persona que dejó la escena porque ya no la podía aguantar. Pero, cuando finalmente me fue a visitar, lo que ocurrió en la realidad tal como se muestra en la cinta, para mí fue algo increíble.

Elton John

Elton John durante un concierto en Watford, en 1974.

 

Lea también:  Una dupla fantástica: Ricardo Velarde y Michelle Prazak, cineastas peruanos

Durante estos cincuenta años, con Bernie nos hemos unido incluso más. Creo que esta película muestra cuál es el segundo capítulo de nuestras vidas , que se inicia en el momento en que él me dio la letra de “I’m Still Standing”. Fue entonces cuando pedí ayuda y supe que saldría de la oscuridad. Siempre me emociono cuando cuento esto… –relata Elton John con lágrimas en los ojos.

Me impactó mucho lo que cuentas de tu infancia sin amor y sobre tu profunda soledad. Después de que tu vida cambió, ¿cómo lograste creer en el amor?

Me tomó mucho trabajo. Tuve que volver a aprender a caminar. Tuve que aprender a volver a ser humano, a escuchar y a callarme. Y a seguir los consejos de otras personas. Recibí mucha ayuda y mucha bondad de personas que no conocía. Aprendí a escuchar por primera vez y a hacer lo que me decían durante los tres primeros años de mi rehabilitación. No salí de gira el primer año de sobriedad, y asistí a 1200 reuniones de Alcohólicos Anónimos. Trabajé mucho y finalmente comencé a reaccionar, a ser una mejor persona.

Aún existen partes de mí como artista que me llevan a lugares oscuros, pero ahora no duran mucho tiempo, porque tengo a David y a mis hijos a mi lado. Cuando ellos están a junto a mí, nunca me siento deprimido.

Elton John

“Realmente realizó un trabajo extraordinario, se transformó en mí”, dice el músico sobre la caracterización de Taron Egerton en “Rocketman”.

¿Alguna vez imaginaste cómo sería tu vida ahora?

Jamás se me pasó por la mente que tendría una relación durante 25 años, y menos aún dos hijos, uno de 8 y otro de 6 años. No lo habría creído ni en un millón de años. Hay que aceptar la necesidad de cambio y escuchar los consejos. Entonces la vida mejora. Y realmente me ocurrió. Hoy me siento agradecido de que estemos conversando. La vida es maravillosa, yo tenía todo y casi lo arrojo por la borda.

Cuentas que eres un sobreviviente de la época del sida, y sabemos que has recaudado muchísimo dinero a través de tu fundación…

Tengo mucha suerte. Siempre he dicho que, después de dejar mis adicciones, me propuse hacer algo por los enfermos de sida, ya que antes no había participado, salvo en un par de eventos organizados por Elizabeth Taylor. Como un hombre gay, no había estado en las primeras filas como hubiese correspondido. Por lo que en 1992 puse en marcha la Elton John AIDS Foundation, en Atlanta. Era algo que realmente deseaba hacer; había visto fallecer a tantos de mis amigos… Quería recuperar mi autoestima y ayudar a la gente que lo necesitaba. Cuando creé la fundación, no existía una cura ni ayuda. Repartía comida en Atlanta a personas que morirían dentro de dos semanas. Por supuesto que ahora hemos avanzado bastante.

Elton John

Primera fotografía oficial de “Rocketman”.

Un gesto supergeneroso de tu parte. ¿Por qué no actuaste antes?

Porque, cuando eres un drogadicto, estás metido en ti mismo, no te importan los demás. Y yo me la pasaba haciendo giras. Como se ve en la película, pierdes toda tu racionalidad, tu sentido de la lógica y de la responsabilidad.

¿Cómo te sentiste cuando en la película se muestra la escena de amor entre John Reid, quien fue tu manager, y tú?

Estoy contando la historia de mi vida y tiene que ser honesta. Yo era virgen hasta esa escena de la cinta. Estaba desesperado por ser amado, desesperado por tener una relación de piel. Y, cuando los actores se rajan la ropa, fue exactamente como ocurrió en la ciudad de San Francisco. Estoy muy contento de que la escena se haya incluido en “Rocketman”, porque soy un hombre gay y no quería que algo tan importante se escondiera bajo la alfombra.

Elton John

Richard Madden como John Reid y Taron Egerton como Elton John en “Rocketman”.

Esa persona es quien soy. Estaba tan feliz con John en mis brazos, mientras yo sonreía y pensaba: “Soy normal, tuve sexo” (risas). No tuve relaciones sexuales hasta los 23 años, aunque parezca increíble. Mi papá me advirtió que, si me masturbaba, me quedaría ciego; y a los 13, cuando comencé a usar lentes, pensé aterrado: “¡Oh, Dios mío, él tenía razón!” (risas). Esta es la primera película de un estudio grande de cine como Paramount donde se muestra una escena de amor gay, y estoy orgulloso de ello.