En pleno mes morado, visitamos el museo Señor de los Milagros, que cumple cinco años de existencia. Allí conversamos con dos personas fundamentales: la restauradora de la imagen de culto y actual directora del museo, Liliana Canessa Cavassa, quien se hizo creyente al estar en contacto con la figura religiosa, y la gestora cultural María Rosa Álvarez Calderón Larco, coautoras, junto al padre Pedro Hidalgo, del libro “Señor de los Milagros: Guarda y custodia de esta ciudad”.

Por Vania Dale Fotos de Omar Lucas y Paula Virreira

Iniciamos nuestro recorrido de la mano de María Rosa Álvarez Calderón, quien nos va narrando la fascinante historia del nacimiento de la fe morada y algunos datos importantes, como su condición única en el mundo. “En 1720, Felipe V le da el permiso a Sebastián de Antuñano para convertir al convento en monasterio; y en 1727, Benedicto XIII, mediante bula papal, concede a las madres ser Carmelitas Descalzas pero Nazarenas, así que les permite usar el morado. Es un convento único en el mundo”, explica mientras visitamos la primera sala.

Este espacio que mezcla historia y devoción existe desde hace cinco años (los cumple el 21 de este mes), y es resultado del esfuerzo y la convicción de las madres nazarenas, a quienes Antuñano dejó en herencia las dos manzanas que conforman el complejo nazareno, con el fin de que preservaran la devoción al Señor de los Milagros. Y así lo han hecho. “Todas las piezas son de la propiedad de las madres Nazarenas Carmelitas Descalzas, que son las dueñas de todo histórica y legalmente. Fue iniciativa de ellas crear este museo, pues tienen y siempre han tenido bien claro que la historia de la devoción por el Señor de los Milagros tiene que difundirse y conocerse, porque hay una cantidad de ‘tangos’ dando vueltas que ni te imaginas…”.

Precisamente con la intención de materializar este saber y, sobre todo, de unificarlo y presentar una versión fidedigna de lo que se conoce del culto –más allá de los mitos, que muchas veces no corresponden con la realidad que testimonia la documentación histórica–, María Rosa, Liliana Canessa y el padre Pedro Hidalgo escribieron el libro “Señor de los Milagros: Guarda y custodia de esta ciudad”, que, tras una serie de inconvenientes y trabas burocráticas, logró ser presentado en julio de este año en la Feria Internacional del Libro de Lima. La obra sintetiza en poco más de ochenta páginas el origen del culto al Señor de los Milagros y el proceso de restauración al que fue sometida su imagen.

Encuentra esta crónica exclusiva en la edición 678 de la revista COSAS, ya a la venta en tiendas, quioscos y ahora, también la puedes solicitar desde Rappi.