Tiene tan solo veintitrés años, pero ya es una veterana de los medios si tenemos en cuenta que debutó en comerciales a los nueve, para luego convertirse en una estrella juvenil de la televisión gracias al recordado programa “América Kids” y ser, hasta hace poco, conductora principal de Movistar Música. Hoy se da maña para balancear su vida entre sus dos pasiones: la actuación y la carrera de Sociología.

 ¿Por dónde van tus gustos musicales?

Soy fanática de Radio Mágica y una afanosa de la salsa.

 ¿Cuál ha sido tu papel más complicado?

Fue hace diez años, cuando en la película Tarata interpreté a Sofi. Fue un enorme desafío porque era la primera vez que me vinculaba con el cine.

¿Qué personaje histórico te gustaría representar?

Ahora que las mujeres tenemos una cercanía más consciente con muchos temas, yo creo que una revolucionaria como Simone de Beauvoir es una excelente representante de cosas que siempre debemos tener en cuenta.

¿Te has sentido afectada por el machismo?

Todos los días.

¿Qué es lo más bello de vivir?

Compartir con las personas que quiero e, incluso, con muchas otras que no conozco. Debemos darnos cuenta que compartir es el futuro.

¿Sociología o actuación?

Es mi pregunta diaria. Estoy buscando que ambas pasiones tengan un lugar en mi vida y pueda construir algo con las dos.

¿Cuándo y dónde has sido más feliz?

Cuando estoy en casa con mi familia. Aprecio siempre estar junto a mis padres y mi hermano.

¿Crees en la política?

Por supuesto, pero aunque está desprestigiada, tengo optimismo en que se produzca un cambio.

Lea también:  Sin Prejuicios: Adolfo Chuiman

Si dependiera de ti ¿qué cambiarías de nuestro país?

Terminaría con la desigualdad social. Hay quienes no lo ven así y por eso, hay que desterrar ese tipo de pensamiento.

¿Hay algo de lo que te arrepientes?

He tenido malas decisiones y hay cosas que me avergüenzan, pero he aprendido de ellas.

¿La tv vende solo estereotipos?

No solamente los vende, sino que los refuerza. Algunas plataformas celebran estilos de vida que no son compatibles con el cambio climático, por ejemplo. Cuando seamos conscientes de que nuestras acciones deterioran el mundo, tendremos una gran oportunidad de bienestar.

¿Qué es lo que más te define?

El entusiasmo por hacer las cosas. Eso lo complemento con compromiso.

¿Hay algo a lo que le temas mucho?

Me da miedo la indiferencia de las personas y la poca capacidad de indignarse de la gente frente al abandono de la sociedad.