En una reciente conversación con la revista People, Brooke Shields ha revelado detalles del estrepitoso accidente que resultó en la ruptura de su fémur, y que acarreó una serie de complicaciones que pudieron haberle ocasionado graves problemas de salud.

Por Redacción COSAS

Se sabía, por los posts de su cuenta de Instagram, que Brooke Shields se había roto el fémur; pero la actriz había sido más bien hermética acerca de cómo había sucedido. Hasta ahora, que contó en exclusiva para la revista People el calvario que vivió a raíz de un accidente que bien podría haber sido menor.

“Se sentía como si todo estuviera en cámara lenta. Y luego comencé a gritar”. Con estas palabras, la intérprete de “La laguna azul” describe el momento inmediatamente posterior a su caída en un gimnasio de Nueva York a finales de enero. Según la web de People, Shields “cayó de una tabla de equilibrio, voló en el aire y aterrizó con tal fuerza que se rompió el fémur derecho”.

Brooke Shields

Foto de Victoria Stevens para People.

Lo que vino después fueron meses de sanación y aprendizaje. Literalmente, Brooke Shields tuvo que reaprender a caminar. De hecho, ella cuenta a la revista que la lesión la dejó preguntándose si acaso alguna vez volvería a hacerlo. No solo necesitó de dos cirugías para que le insertaran varias varillas y una placa de metal, sino que, por si fuera poco, terminó desarrollando una infección estafilocócica muy grave posterior a las intervenciones.

Justo cuando ya la habían enviado a casa, dos semanas y media después de haber permanecido interna en el hospital, tuvieron que trasladarla nuevamente al centro médico para operarla de emergencia. “Al principio temieron que pudiera ser MRSA (un tipo de bacteria resistente a los antibióticos). Gracias a Dios que no lo fue”, comentó Shields.  “Si lo hubiera sido, mi médico dijo que habría sido una carrera contra el tiempo. Así es como puedes volverte séptico”.

Brooke Shields

Foto de Victoria Stevens para People.

Vivir esta situación en medio de la coyuntura del COVID-19, por supuesto, fue un agravante, ya Brooke Shields es asmática y, además, no pudo ver ni a su esposo ni a sus hijas durante su proceso de recuperación.

Lea también:  Cara Delevingne y Jaden Smith, juntos en un nuevo drama juvenil

Aunque aún está lejos de haberse recuperado por completo, ya se animó a hablar al respecto. En las fotos de la entrevista, posa junto a sus muletas y nos cuenta cómo libró esta tragedia. “Mi carrera también ha sido así. Una puerta se cierra de golpe en mi cara y busco otra”, dijo a la revista. “No es muy diferente a cómo me sentí cuando escribí sobre la depresión posparto en 2005. Este es mi viaje, y si me costó romper el hueso más grande de mi cuerpo, entonces la recuperación es algo que quiero compartir. Tenemos que creer en nosotros mismos y animarnos unos a otros. No hay otra forma de pasar la vida. Punto”.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.