Luis Davelouis, el destacado analista político y columnista del diario “Perú 21”, hace un rápido y certero análisis del panorama electoral: cómo se explica el repunte de Julio Guzmán, por qué los escándalos no afectan tanto a César Acuña, el riesgo que corre Alan García de perder la inscripción de su partido y el desgaste que ha sufrido la propuesta de Pedro Pablo Kuczynski.

IMG_6158 logo

¿Crees que Julio Guzmán se quedará afuera de la carrera electoral?
Yo espero que no. Considero que (la inscripción del Tribunal Nacional Electoral de Todos por el Perú ante el JNE) es un tema más de forma que de fondo. Si tienes una carrera electoral como la que tenemos en este país, yo creo que te pones a buscar y le puedes encontrar algo por el estilo a absolutamente todos. Definitivamente, hay intereses para sacarlo de carrera. Sería nefasto que lo saquen por una formalidad.

Si el JNE se pone estricto lo saca…
Sí, pero en los aspectos jurídicos hay dos cosas que son importantes. Lo que dice la ley y lo que busca la ley. El espíritu de la ley es que no se haga una farsa y que el representante del partido no represente a sus bases. Ese no es el caso. Guzmán representa a sus “Guzmán believers” de todas maneras.

Si Guzmán sale de la carrera electoral, ¿habrá algún tipo de reacción popular de sus “believers”?
No. Su 10% no es duro. Es un voto que se va a pasar a algún lado. Claramente no va a ir donde Alan García, si ellos están pensando que esa es la posibilidad.

Lea también:  TAG Heuer celebra su 50 aniversario en el Grand Prix de Mónaco

¿De dónde crees que viene la fascinación que sienten sus seguidores por él?
Hay mucho hartazgo y él representa la posibilidad de alguien nuevo, ajeno a la política tradicional. Sus contradicciones no son tan importantes para las personas. Para la mayoría, la consulta previa es un tema esotérico, así como hay gente que no sabe dónde está Israel en el mapa.

¿Por qué a Acuña no le afectan sus escándalos? ¿Qué crees que sus votantes no estarían dispuestos a tolerar?
Que sea pobre. Nada más.

Diríamos que Acuña tiene un votante ‘duro’…
Uno que necesita salir de la pobreza. Y este hombre tiene un montón de plata. Hay un tema aspiracional grandísimo que representa Acuña y que no representan los demás candidatos. Porque se le ha querido comparar con Toledo, pero el perfil de exitoso de Toledo no es el perfil de Acuña: el tipo que sale, que gasta y que derrocha porque tiene un ‘chupo’ de plata.

Y reparte doctorados honoris causa a diestra y siniestra…
Y maestrías. Que la gente no tenga muy claro qué es una maestría o un doctorado es otra cosa. Por eso lo del plagio creo que no le va a pegar muy fuerte. Está muy lejos de la cotidianidad de las personas.

En una eventual segunda vuelta entre Keiko y Acuña, ¿crees que Vargas Llosa promovería el voto por Acuña como lo hizo por Humala en 2011?
De ninguna manera. De alguna forma, Acuña es un producto del fujimorismo. Y de alguna manera, es más fujimorista que Fujimori.

Si Alan pierde esta elección, ¿significaría su fin como candidato?
Si pierde la inscripción de su partido, sí. ¿Te imaginas? Alan pierde la elección y pierde la inscripción del Apra, del PPC y de Vamos Perú. Pero creo que eso le haría un bien al sistema democrático peruano porque tendríamos que refundarnos.

Lea también:  Encuesta IEP: Limeños respaldan a López de Aliaga y De Soto, mientras el “Perú Rural” se decanta por Lescano y Mendoza

¿Kuczynski está haciendo un mala campaña electoral? ¿Ha perdido brillo?
Se ha gastado. Fue muy impresionante ver que lo que lo subió en las encuestas durante la última elección fue que una señora vino y lo agarró donde no tenía que agarrarlo. Pero la ventaja que tiene Guzmán frente al Kuczynski de cinco años después es el contraste espantosamente grande entre la vitalidad de uno y del otro. La imagen de novedad que tenía Kuczynski la primera vez que postuló ahora la tiene Guzmán.

Por Stefano De Marzo