La cuarta esposa de Frank Sinatra, conocida por tener una marcada vena filantrópica, falleció a fines de julio en su domicilio de Rancho Mirage, en California. El funeral, al que acudieron varios famosos amigos de la familia Sinatra, tuvo lugar en la Iglesia del Sagrado Corazón en Palm Desert, California.

Frank Sinatra pasó muy poco tiempo de su vida en soledad, casi siempre acompañado por alguna de sus cuatro esposas. La cuarta, sin embargo, fue la que duró más al lado de una de las voces más importantes de la historia de la música estadounidense. Se casaron en 1976 y estuvieron juntos hasta la muerte del cantante, en 1998. También conocida como Lady Blue Eyes, en referencia al apodo Ol’ Blue Eyes de su marido, Barbara destacó por su actividad filantrópica, llegando a reunir millones de dólares para causas como el Barbara Sinatra Children’s Center, dedicado a ayudar médicamente a niños que fueron víctimas de abusos.

La historia de Barbara y Frank se remonta a principios de los años setenta, cuando se conocieron a través de Zeppo Marx, uno de los cinco que integraban el famoso grupo de comedia de los hermanos Marx, y que estaba casado con Barbara. Zeppo y el cantante eran muy amigos, tanto que la pareja frecuentaba mucho a Sinatra y su entonces esposa, la actriz Mia Farrow. Una vez que Farrow y Frank se separaron, él empezó a salir con Barbara que ya se había divorciado, y cinco años después se casaron.

Más de veinte mil niños han sido tratados en el Barbara Sinatra Children’s Center, que ella fundó.

En 2011, Barbara escribió sus memorias en el libro titulado Lady Blue Eyes: My Life With Frank. “Este libro es para Frank, el amor de mi vida, y estoy segura de que me habría apoyado completamente en esto”, escribió en el prefacio. “Sobre todo, quiero que todo el mundo sepa lo verdaderamente maravilloso que fue él y cómo, convirtiéndome en su esposa, terminé siendo la mujer más afortunada del mundo”, añadió.

Un sentido funeral

Varias celebridades amigas de la pareja asistieron al funeral, realizado en Palm Desert, California. Tom Dreesen, el cómico que solía abrir los conciertos de Sinatra; el actor Robert Wagner; los cantantes Michael Feinstein y Steve Lawrence, y el productor televisivo George Schlatter cargaron el ataúd, mientras que el legendario actor Dick van Dyke pronunció unas breves y solemnes palabras. La nieta de Barbara, Cristina Blakeley Marx, dijo en la ceremonia que su abuela “cambió realmente el mundo. Quería realmente a todos los presentes”, agregó.

Frank y Barbara Sinatra