“La lucha contra la pobreza no es patrimonio de las izquierdas”, señala Carlos Neuhaus. El presidente del PPC nos comparte su experiencia al frente de los Juegos Panamericanos 2019 y la Asociación de Centros Comerciales del Perú.

Por Sebastián Arrieta Fotos Archivo COSAS

Las elecciones generales de 2026 están cada vez más próximas y, en el tablero político, múltiples alianzas y coaliciones se tejen día a día con el objetivo de tener alguna oportunidad seria. El Partido Popular Cristiano y su presidente se preparan para tomar parte del ruedo electoral. Discreto en sus respuestas, el posible futuro candidato reveló algunos nombres de quienes lo acompañan día a día en el partido. Igualmente, explicó cuáles son sus propuestas concretas para fomentar el emprendimiento entre los peruanos. Finalmente, Neuhaus, quien dirigió la Comisión Organizadora de los Juegos Panamericanos de 2019, comparte las leciones de cooperación internacional que dejó este evento.

PPC y elecciones 2026

¿A qué acuerdos ha llegado el PPC con Avanza País y Libertad Popular en estos momentos? Se rumorea de una alianza con Renovación Popular y Perú Moderno.

Nosotros siempre conversamos con todos en general y con algunos en específico. Quisiera adelantar algunos nombres, pero prefiero no mencionarlos porque estamos avanzando y algunos tienen a la interna gente con la cual tienen que coordinar y articular. Pero lo que sí quiero decirles es que estamos, nosotros como PPC, comprometidos a fondo para que el Perú tenga en la próxima oportunidad un partido serio por quien votar. No como en 2021, cuando los egos se impusieron y tuvieron como consecuencia lo que ya todos conocemos.

Sin embargo, ahora es distinto. Felizmente a lo largo de la vida, he ido formando una red de contactos, no me he peleado con nadie. Podemos discrepar de opinión, pero para eso está el diálogo y poco a poco estamos avanzando en conversaciones.

 

Carlos Neuhaus

Carlos Neuhaus: “Siempre he sido del PPC, nunca me cambié de partido”.

¿Tiene Ud. ya definido el puesto que ocuparía en una posible plancha presidencial, sea como el PPC, sea en el caso de una alianza?

Mire, nosotros para estas conversaciones que tenemos, e incluso al unirse Fernando Cillóniz al PPC, ha sido todos somos uno más. Aquí primero tenemos que resolver el problema del país, cuáles son los problemas que nos agobian, qué es lo que se tiene que hacer, y después veremos quién es la persona mejor posicionada para transmitir y ejecutar este plan.

Porque una cosa es llegar y otra cosa es hacer, entonces el trabajo tiene que verse para el día después. Mucha gente promete, promete, pero ya una vez que estás sentado ahí en el sillón, no sabe ni para adelante ni para atrás. Ya nos ha pasado, en más de una oportunidad.

¿Cómo describiría el diálogo que tiene con el señor Fernando Cillóniz respecto?

A ver, con Fernando tenemos una amistad desde chicos, o sea, nos conocemos desde cuando usábamos pantalones cortos. Después, cada uno tomó su camino y nos hemos ido encontrando varias veces. En una época íbamos a jugar fútbol al Alianza Lima, los domingos tempranos. Hacíamos un equipo blanco y un equipo azul, Fernando estaba ahí y yo también, y bueno, era otro motivo más de encontrarnos. Conversamos actualmente de manera continua y provechosa.

¿Quiénes lo acompañan día a día en la planificación de las estrategias?

Bueno, nosotros somos un equipo, hay gente en el partido, con los que más o menos vemos las cosas. Roberto Vigil, Gastón Cajina, Javier Bedoya Denegri, Norma Campoblanco, Matilde Lozada de Arequipa, Juan Carlos Santiago –que lidera, digamos, Lima Sur–, Renato Chinchón, en fin, hay muchos más que quizás en este momento no se me vienen a la cabeza. Y por supuesto, Fernando Cillóniz.

Somos un grupo que está en contacto permanente a diario con todas las provincias. Tenemos chats en los 24 departamentos y nos comunicamos de manera permanente. Además viajamos periódicamente. En lo personal, he estado en Arequipa dos veces este año, en Trujillo, en Tarapoto, en Piura, en Ayacucho, en Huánuco, en fin, en Iquitos. Estamos permanentemente dando vueltas, no solamente el que habla, sino todos. Perú es muy grande y somos varios millones.

¿Cómo reaccionó su entorno familiar respecto a su decisión de participar más activamente de la política y concretamente de estas próximas elecciones del 2026?

A ver, mi familia sabe que yo he estado siempre preocupado por el Perú y siempre he sido del PPC, nunca me cambié de partido. Siempre me he preocupado por ver las mejores soluciones para nosotros. Eso mi familia lo conoce, obviamente involucrarme más en el partido los tomó de sorpresa. Les dije que mi objetivo principal es trabajar por la unión de todos los peruanos.

¿Carlos Bruce sería el candidato para la alcaldía del PPC?

Conozco a Carlos muy bien y sería un excelente alcalde de Lima. No hay nada definido por el momento. Carlos es amigo personal también. Yo he estado con él cuando él era miembro de la directiva de ADEX (Asociación de Exportadores) conmigo. Después, cuando él fue presidente de la Asociación de Exportadores ADEX, él me nombró presidente de la Comisión Revisora de Cuentas.

¿Ha tenido algún diálogo con el fujimorismo?

No he estado en ningún diálogo formal con ellos. Mira, yo me encuentro con mucha gente. Lucho Galarreta fue miembro del PPC. A veces me lo encuentro en algunos eventos. Obviamente, uno se encuentra y dialoga con las personas, se saluda. Pero no ha habido un, digamos, sentarse a la mesa para ver este tipo de cosas.

¿Cree usted que ellos irán solos a estas elecciones?

No lo sabemos. En materia de pensamiento económico, somos bastante parecidos. Tienen otros temas en que no necesariamente podemos pensar igual, pero tenemos una excelente relación con ellos. O sea, en lo personal, ¿no? como la que puedo tener con cualquier persona de mi izquierda también. Yo tengo amigos en todos lados y los respetamos. Perfecto.

Carlos Neuhaus subrraya que la posición ideológica del PPC siempre ha sido el socialcristianismo.

PPC y socialcristianismo

¿Qué significa y qué implica posicionarse en el centro-derecha y qué diferencias claves encuentra frente a los políticos en la denominada centro-izquierda?,

A ver, esto de centro, izquierda, derecha, viene de la Revolución Francesa y donde se ubicaban en el Parlamento las distintas tendencias, ¿no? Nosotros somos socialcristianos, por definición, lo somos desde nuestra fundación en 1966 e, incluso antes, en la Democracia Cristiana en la que militaron todos nuestros fundadores. Por lo tanto, creemos que la prioridad es el ser humano, la persona, y sobre ella tiene que girar todo.

Una economía social de mercado…

Exacto, creemos en la economía social de mercado. ¿Eso qué significa?  Una frase muy conocida define este concepto a la perfección “tanto sector privado como sea posible, tanto sector público como sea necesario”. O sea, creemos que la iniciativa privada es fundamental.  Debemos promoverla en todos los niveles y no solamente a las grandes empresas y asegurar un marco legal propicio. Por ejemplo, muchas veces  al pequeño empresario le hacen la vida imposible muchas autoridades. Primero para formalizarse y, una vez que son formales, les caen las municipalidades de improviso para llenarlos de multas. Sufre el empresario, se perjudica… ahí tenemos un tema bien, bien serio. Tenemos pequeños reyezuelos, me van a odiar algunos alcaldes, pero como dice, a quien le caiga el guante que se lo chante.

Carlos Neuhaus

Carlos Neuhaus advierte sobre las consecuencias negativas de los cierrres intempestivos de locales comerciales: “El año pasado conseguimos sacar la ley 31914 para reglamentar los cierres abusivos de los alcaldes”

Emprendimiento y burocracia

Desde su experiencia como presidente de la Asociación de Centros Comerciales del Perú,  ¿qué propuestas y con quiénes está viendo la manera de disminuir, aligerar los trámites burocráticos para los emprendedores en el Perú?

Bueno, estamos trabajando un trabajo de emergencia que hicimos junto a distintos gremios unidos por el Perú. Gremios que incluyen al de los ferreteros, los panaderos, los gobernados, los de Gamarra, los de Mesa Redonda, hoteleros, restaurantes. Todos tenemos un chat común donde intercambiamos ideas y trabajamos para terminar con los cierres intempestivos y, así, trabajar sin estas trabas.

Obviamente, cuando hay una grave infracción se debe castigar, pero no podemos generalizar y perjudicar a todos. En eso estamos trabajando, el año pasado conseguimos sacar la ley 31914 para reglamentar los cierres abusivos de los alcaldes. Ese es un problema que vemos cotidianamente, pues para buscar réditos electorales o con algún acto demagógico, muchos cierran negocios. Hablamos de faltas subsanables que no ameritan un cierre intempestivo, por ejemplo, falta una señal de seguridad o algo por el estilo. Eso se puede solucionar a la brevedad, pero los cierres son excesivos y los más perjudicados son los negocios.

La izquierda pretende acaparar los temas relativos a la responsabilidad social y la lucha contra la pobreza ¿Cómo reaccionar ante esta situación?

El trabajo social y la preocupación por el pobre no es patrimonio de la izquierda. Muchos de nosotros trabajamos en temas sociales y no estamos cacareando lo que hacemos. Nosotros no vivimos de la pobreza, mientras que la izquierda, en la mayoría de los casos, sí. A confesión de parte, relevo de pruebas. Al mismo presidente de México y al mismo Maduro en Venezuela les conviene mantener a la gente en la pobreza y Argentina era eso. Acostumbrar a la gente, pues, a las dádivas y, bueno, no hay presupuesto de la República que sostenga un modelo de esas condiciones.

Entonces, a nosotros, a quienes impulsamos los emprendimientos y empresas, realmente sí nos preocupa combatir la pobreza. Contrariamente a la lógica de las izquierdas que pintan consideran que el empresariado desea mantener pobre a la gente pobre. Desde  un punto de vista empresarial, a las empresas les interesa que haya un mercado más grande para poder crecer. Si hay cada vez más pobres, pues, no se podrá crecer, entonces, ahí hay una contradicción en el pensamiento de mucha gente de izquierda.

Carlos Neuhaus

Carlos Neuhaus: “El presupuesto, el plan maestro que nosotros recibimos, era 5.000 millones de soles más IGV, o sea, 5.900. Luego lo recortaron a 4.300 millones de soles y lo hicimos en 3.800 millones de soles”

A raíz de su experiencia en los Panamericanos, ¿qué medidas podrían implementarse para evitar el dispendio fiscal?

Bueno, lo que nosotros hicimos en los Panamericanos fue tratar el dinero como si fuera propio –y que en realidad es de todos los peruanos–. Llevamos en todo momento un presupuesto y un plan de ejecución de obras para usar eficientemente el dinero.

O sea, si había que hacer tres coliseos, hicimos dos. Si había que hacer 29 torres esparcidas allá en Vía Salvador, hicimos siete con la misma cantidad de departamentos, pero más agrupadas, de manera que se pudiera construir más rápido, y liberamos 30 hectáreas para un desarrollo inmobiliario a futuro. Si se pedía una cancha de remo y no encontrábamos un lugar, bueno usamos una laguna de Huacho. Así el impacto ambiental era cero y el gasto se reducía enormemente, pues, la laguna ya estaba ahí.

Siempre buscamos reducir los gastos por todos lados. El presupuesto, el plan maestro que nosotros recibimos, era 5.000 millones de soles más IGV, o sea, 5.900. Luego lo recortaron a 4.300 millones de soles y lo hicimos en 3.800 millones de soles. Eso sirvió para hacer pistas en Vía María del Triunfo, entre otras cosas.

Carlos Neuhaus: “Gracias a que hicimos los Panamericanos, se está mejorando la Ley de Contrataciones del Estado”

Acuerdos G2G

Para el tema de fomentar la inversión extranjera, ¿qué importancia tienen los acuerdos gobierno a gobierno, también llamados G2G?

A ver, yo utilicé el modelo de gobierno a gobierno porque tenía muy claro que con la ley de contrataciones del Estado, no iba a llegar a tiempo. Iba a tener cualquier cantidad de problemas y me acordaba del caso del ingeniero Julio Favre, que en paz descanse. A él le encargaron la reconstrucción de Pisco y pidió facultades especiales al gobierno de Alan García, y el Congreso no se las dio. Entonces yo dije no, tiene que haber mecanismos ágiles para avanzar. Naturalmente, una opción era trabajar bajo leyes modernas que funcionan en otros países. Como peruano me fastidiaba este modelo de contratación, lo único que se conseguía con él era no llegar a tiempo, paralizaciones de obras, corrupción, etc. Decidimos utilizar un modelo que me permitía evitar todas estas cosas. Gracias a que hicimos los Panamericanos, se está mejorando la Ley de Contrataciones del Estado.

El acuerdo de gobierno a gobierno fue una solución puntual a un problema puntual y que nos permitió avanzar rápido. Y deben verse así los acuerdos G2G. Primero ante una necesidad del país, se evalúa si un acuerdo gobierno a gobierno lo soluciona. Si es así, perfecto, a trabajar. En primer lugar, se necesita una contraparte seria, nosotros tuvimos a Reino Unido. Número dos, se necesita también un equipo al otro lado que sepa manejar la contraparte, es decir, un equipo peruano que sepa que tenga la suficiente profesionalismo para aprovechar al máximo lo que es un acuerdo G2G y exigir también a la contraparte que cumpla.

Nosotros llevamos un control estricto de todo lo que hacía la contraparte británica y lo hicimos en muy buenos términos y funcionó. Yo creo que en algunos casos, la ineptitud de la contraparte peruana no contribuye a que las cosas se hagan de manera correcta.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.