Un nuevo documental sobre la reina de Inglaterra y la familia real británica muestra momentos de los miembros de la realeza en sus labores cotidianas. Además, reveló detalles románticos que pasaron desapercibidos el día de la boda de los duques de Sussex. La misma Meghan Markle ha dejado al descubierto una romántica anécdota desconocida hasta el momento sobre su flamante vestido de novia.

El martes 25 de septiembre estrenó en ITV (canal de televisión del Reino Unido) un documental sobre la reina Isabel II y su papel como cabeza de La Commonwealth, Queen of the World, filmado durante el período de un año y que presenta acceso a la monarca de 92 años, a su familia y al personal, y también recurre a imágenes de cine de los archivos de películas privadas de la reina y el príncipe Felipe.

Entra las entrevistas, el príncipe Harry destacó por su sentido del humor cuando bromea con un grupo de visitantes del palacio de Buckingham que vienen desde Antigua y Barbuda, país de la Commonwealth. “¿Han visto ya a la reina? No se asusten si la ven por los pasillos. Bueno, todos nos asustamos”, dice entre las risas de los asistentes. 

Sin embargo, la revelación que más cautivó fue lo que la esposa del príncipe Harry, Meghan Markle, contó sobre su vestido de novia. La ex actriz se mostró muy contenta con su decisión de tener presente el día de su boda a La Commonwealth. La misma duquesa de Sussex cuenta en el documental que las 53 flores grabadas en el velo de su vestido de novia, firmado por la casa Givenchy, representaban a cada uno de los 53 países de la Mancomunidad de Naciones.

“Era importante para mí, sobre todo ahora que formo parte de la familia real, tener a los 53 países de la Commonwealth incorporados en mi vestido y sabía que sería una sorpresa divertida para mi esposo, quien no lo sabía”, explica la duquesa en el documental. “La verdad es que le encantó cuando lo descubrió, cuando supo mi elección para nuestro día. Hubo una reacción similar entre los miembros de la familia real que apreciaron su importancia dado el rol que tendremos y el trabajo que continuaremos haciendo en la Commonwealth y sus países. Fue algo bonito para todos”, continuó.

Algo azul…

Uno de los secretos más románticos y conmovedores que reveló Queen of the World salió de los labios de la propia Meghan Markle. Para el día de su enlace, la duquesa de Sussex había añadido a su vestido de novia un detalle camuflado que pasó desapercibido: junto al velo llevó cosido (y oculto) un trozo pequeño de tela azul del vestido que usó en su primera cita con Harry.

Lea también:  El radical cambio de look de Charlene de Mónaco

En algún lugar de aquí, hay una pieza… ¿la ves? ?¿El pedacito de tela azul que está cosida dentro? Ese era mi ‘algo azul'”, explica Meghan a su entrevistadora. Si el “algo nuevo” fue su vestido y el “algo prestado” la tiara de la reina Mary de Teck, la ex actriz cumplió con la tradición inglesa que consiste en que toda novia debe llevar en su boda algo nuevo, algo prestado y algo azul para la buena suerte. 

En esta parte de documental la duquesa se emociona al reencontrarse con su vestido, pues no lo veía desde el día de sus nupcias el pasado 19 de mayo. En las imágenes, se ve a los conservadores de la Royal Collection del palacio de Buckingham preparando el icónico vestido para enseñarlo ante las cámaras. Enseguida, Markle entra a la habitación y lo observa con una gran sonrisa. “Santo cielo, es increíble, ¿verdad que sí?”, exclama al ver la pieza diseñada por Clare Waight Keller. 

Meghan y Harry

El hermoso vestido será el objeto principal de una exposición abierta al público llamada  A Royal Wedding: The Duke And Duchess Of Sussex, donde se exhibirán el vestido, el velo, la tiara y los zapatos que la duquesa de Sussex vistió en su enlace con Harry. La muestra se realizará en el castillo de Windsor entre el 26 de octubre y el 6 de enero del 2019 y, posteriormente, se trasladará al Palacio de Holyrood en Edimburgo, Escocia, entre el 4 de junio y el 6 de octubre.

Lea también:  Las tiaras más bellas de la realeza mundial