La princesa Charlotte ha sorprendido a todos —incluso, a sus padres, los duques de Cambridge— con su inusual pedido navideño. Su bisabuela podría ser la única que cumpla tan extraño deseo. 

A pocos días de la Navidad, la mayoría de niños del mundo ya tienen claro qué quieren hallar bajo el abeto el 25 de diciembre. Y los hijos del príncipe William y Kate Middleton no son la excepción. Pero de los tres retoños de la pareja todo indica que quien lo tiene más claro es la princesa Charlotte, quien este año no quiere juguetes, cuentos o dispositivos electrónicos. 

La pequeña parece compartir con su bisabuela, la reina Elizabeth II, su afición por los caballos. Según los medios británicos, la princesa es una apasionada de los equinos y habría pedido nada menos que un pony como obsequio navideño. 

princesa Charlotte Navidad

El príncipe George y la princesa Charlotte en su primer día de escuela, en setiembre pasado.

No obstante, como bien asegura la prensa, el príncipe William no estaría de acuerdo con este regalo ya que cree que aún es “demasiado pequeña”. Un aspecto que pone en duda que realmente obtenga lo que anhela. Por el contrario, todo apunta a que la royal tendrá que esperar un año más para acariciar a su curiosa mascota.

Un precedente, una tradición

Sin embargo, cabe recordar que la soberana de los ingleses también obtuvo este regalo cuando era una niña, concretamente a los cuatro años. El ejemplar shetland fue un detalle de su abuelo, el rey George V, se llamaba Peggy y a la edad de seis años ya podía montarlo con soltura.

reina elizabeth charlotte caballos 2

La princesa Elizabeth junto a su padre, George VI y su pony Peggy.

A la fecha, la reina es una de las personas que más sabe sobre caballos en el planeta, además de ser una de las jugadoras con más triunfos. Según informas especializados, en los últimos treinta años ha ganado un total de 8,8 millones de dólares en las carreras. Datos recopilados por myracing.com, arrojan que la soberana ha registrado 451 victorias con un porcentaje del 15,9 por ciento en dicho período. 

Lea también:  Alexandra de Hannover se confiesa en su primera entrevista: "Quiero una vida normal"

Pese a ello, la mayoría de los ingresos se destinan a los entrenadores de caballos. El corcel más exitoso de la reina es Merlín, entrenado por Michael Bell, quien ha ganado tres de ocho carreras y ha obtenido por ello un total de 28,561 dólares. Otro de sus equinos con más victorias acumuladas es Elector, entrenado por Sir Michael Stoute, que tiene un récord de 100 por ciento de triunfos.

reina elizabeth charlotte caballos

Desde muy joven, la reina Elizabeth II ha destacado por su profundo amor a los equinos.

La monarca es patrona de varias organizaciones ecuestres, como la British Horse Society, la Sociedad Fell Pony y la Highland Pony Society. Además, se dice que acostumbra leer el “Racing Post” durante el desayuno todas las mañanas.

Pequeño afortunado

Por su parte, quien tiene mayores probabilidades de obtener lo que desea es el príncipe George. El primogénito de los duques de Cambridge tiene a los deportes como elemento central de su carta a Santa Clauss. El príncipe de 6 años disfruta al máximo de la actividad física y en su lista estarían una raqueta de tenis y una equipación de fútbol, regalos mucho más asequibles que el de su hermana, y que probablemente millones de niños de todo el mundo reciban esta Navidad. 

 

Fotos: @royalfamily.rusfan