La decisión, que no tiene precedentes en los tiempos modernos pero que bien podría responder al brote mundial de coronavirus, hará que la reina Elizabeth II deje Londres el jueves. Entre tanto, se aplazarán las investiduras y se suspenderán las tradicionales fiestas en el jardín de Buckingham.

Por Redacción COSAS

Los nuevos planes establecidos contemplan que la monarca, que cumplirá 94 años en abril, adelante su salida del Palacio de Buckingham para su estadía anual durante la Pascua en Windsor el jueves, una semana antes de lo previsto. En la víspera, Elizabeth II cumplirá con las audiencias planificadas que tiene con el Primer Ministro, el Comandante de HMS Queen Elizabeth y el Obispo de Hereford.

La medida se ha tomado como “una precaución sensata y por razones prácticas en las circunstancias actuales”, según los asistentes reales. Asimismo, es probable que permanezca ahí hasta que cambie el consejo del gobierno respecto a la propagación del coronavirus.

Cambio de planes

Durante el fin de semana, numerosos informes señalaban que la reina había dejado la capital y que se había recluido en Castillo de Windsor ante la amenaza sanitaria. No obstante, el Palacio de Buckingham rechazó las afirmaciones y confirmó que el viaje solo era una visita habitual de fin de semana. Además precisó que la monarca regresaría pronto a su residencia londinense. El diario “The Telegraph” citó a un asistente del palacio diciendo: “La residencia habitual de Su Majestad los fines de semana es Windsor. Se espera que esté en Buckingham esta semana como es normal”.

Elizabeth II coronavirus 3

Aunque en la víspera se anunció que la reina Elizabeth II permanecería en el Palacio Buckingham, finalmente ha tenido que dar su brazo a torcer. Obedeciendo a sus consejeros, la monarca retornará a Windsor, la histórica fortaleza que la ha guarecido en los tiempos más difíciles.

Elizabeth II se quedará en Windsor, con un equipo personal reducido, hasta que el gobierno levante el estado de emergencia. A su debido tiempo, en coordinación con el gobierno, se harán  anuncios sobre los feriados nacionales y celebraciones anuales tradicionales como el Trooping the Color y el 75 aniversario del Día VE (aniversario de la victoria de los Aliados en Europa). Así como la visita de Estado del emperador Naruhito y la emperatriz Masako de Japón.

Lea también:  El príncipe Carlos cumple 70 años y te invita a conocer cada rincón de su residencia

Adoptan otras medidas

El esposo de la soberana, el príncipe Philip, de 98 años, se encuentra actualmente en la finca de Norfolk de la Familia Real, Sandringham. Ahí ha residido en gran medida desde su retiro de la vida pública oficial, en agosto de 2017. El aristócrata ha sufrido problemas de salud en los últimos años, y estuvo hospitalizado en Londres en diciembre de 2019. En dicha ocasión recibió tratamiento por una ‘afección médica preexistente’. Según “The Telegraph”, el duque de Edimburgo está recibiendo visitas domiciliarias casi diarias de un médico. Sin embargo, no se sabe si esta medida se está revisando a la luz del coronavirus.

Castillo de Windsor Elizabeth II

Con una extensión de más de cinco hectáreas, el Castillo de Windsor es un palacio y residencia real situado en Windsor, en el condado de Berkshire, cuya edificación data del siglo XI.

El mismo medio deslizó que la Familia Real ha estado siguiendo los consejos del gobierno respecto a la pandemia. La madre del príncipe Charles, por su parte, ha estado usando guantes durante las investiduras. Por otro lado, toda la familia ha evitado darse la mano en los compromisos oficiales. Incluso, trascendió que el príncipe de Gales ha estado haciendo el gesto de “namaste”, colocando las manos palma contra palma e inclinando la cabeza. En el servicio religioso por el Día de la Commonwealth, el pasado lunes 9 de marzo, el último compromiso real público oficial de los duques de Sussex, el príncipe Harry fue visto golpeándose los codos con el cantante y compositor Craig David.

Elizabeth II coronavirus

La especial relación del príncipe Charles con oriente, particularmente con la India, lo ha llevado a adoptar algunos de sus aspectos culturales. Esta vez, se trata del saludo “namasté”.

Los próximos eventos reales que podrían verse afectados por el corovirus incluyen la boda de la princesa Beatrice de York y Edoardo Mapelli Mozzi. El matrimonio está fijado para el próximo 29 de mayo. Por otra parte, se desconoce si este año se suspenderán los festines en el jardín de la residencia real.