Aunque la Familia Real cortó el financiamiento de Harry y Meghan, la cuantiosa herencia del príncipe y nuevos contratos millonarios aseguran la prosperidad económica de la pareja.

Por Redacción COSAS

Tras las revelaciones hechas por el príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, sobre el poco apoyo recibido por parte de la Familia Real y su consecuente recorte económico, han sido muchas las voces que cuestionan los “aprietos” económicos de la célebre pareja, y que recuerdan la herencia que la princesa Diana dejó al menor de sus hijos.

Sin embargo, en la explosiva entrevista con Oprah Winfrey, el príncipe Harry fue claro al mencionar que algunos miembros de la familia habrían sugerido que Meghan, su entonces prometida, debería seguir con su actividad profesional de actriz ante una posible falta de recursos económicos. “No había suficiente dinero para pagarla”, explicó Harry que fue la respuesta de la “institución” real.

Siguiendo con el tema económico, Harry explicó que hoy no reciben ninguna dieta como miembros de la Familia Real. “Tengo lo que me dejó mi madre y sin eso, no hubiéramos podido hacer esto”, dijo sobre la mudanza de la pareja a Estados Unidos, y añadió, sobre la herencia de su madre: “Es como si ella lo vio venir y ha estado con nosotros durante todo este proceso”.

Entrevista Harry y Meghan

Ante los recortes financieros por parte de la Familia Real, la pareja ha buscado nuevas fuentes de ingresos.

Las cifras de la herencia

Ante las revelaciones de la pareja, surge la inevitable pregunta: ¿Cuánto dinero dejó Diana a Harry? De acuerdo a diversas fuentes cercanas a la Familia Real, la herencia ascendía originalmente a $ 8,9 millones, pero con el transcurrir del tiempo esta suma creció hasta los $ 13 millones.

Lea también:  La reina Elizabeth y el príncipe Carlos felicitan a los Sussex por su próxima paternidad

Al igual que su hermano Willian, Harry comenzó a recibir sus herencia a la edad de 25 años, pero no fue hasta cumplir los 30 cuando se le adjudicó los $ 13 millones que le correspondían.

Sin embargo, y a pesar de lo cuantiosa de la suma de la herencia, los gastos que en los últimos años ha realizado la pareja son también importantes: en agosto de 2020 Harry y Meghan hicieron un pago inicial por una extensa mansión de nueve habitaciones en Santa Bárbara, en los Ángeles, que les costó $ 14.6 millones. De igual forma, pagaron $ 3 millones de dinero público que utilizaron para renovar Frogmore Cottage, que había sido su hogar en el Reino Unido.

Pero incluso con estos desorbitantes gastos, es muy probable que Harry y Meghan no pasen nunca aprietos económicos; y es que en septiembre pasado, se anunció que la pareja había firmado un acuerdo multimillonario con Netflix, y meses más tarde, suscribieron otro contrato con Spotify para la generación de contenido a través de un podcast.