Cuatro días después de su nacimiento, la reina Elizabeth II pudo conocer a su bisnieta, Lilibeth Diana, a través de una videollamada.

Por Arianna Gonzáles 

Harry y Meghan

Los Sussex se convirtieron recientemente en una familia de cuatro y no esperaron para compartir su felicidad con la reina Elizabeth Ii

Lilibet Diana Mountbatten-Windsor llegó a este mundo el 4 de junio y, tan solo cuatro días después de hacerlo, fue la protagonista de una de las reuniones virtuales más importantes de la reina Elizabeth con los Duques de Sussex.

La hija del príncipe Harry y Meghan Markle , que ya ha hecho historia en su primera semana como la primera hija de miembros mayores de la familia real en nacer en Estados Unidos , conoció a la reina a través de una videollamada.

“Muy emocionados”

Como se sabe, Harry converso con su abuela antes de nombrar a su hija con el apodo de la infancia de la monarca.

Según lo que una fuente declaró a People, los Duques de Sussex “estaban muy emocionados y no podían esperar para compartir que su hija llegó”.

Por ello, tan pronto como regresaron a casa desde el Santa Barbara Cottage Hospital, donde Meghan dió a luz a Lilibeth, comenzaron las coordinaciones para que la monarca britanica pueda conocer a su onceava bisnieta a través de una videollamada.

Sussex

La reina Elizabeth y el Príncipe Felipe seguían por videollamadas el crecimiento del primogénito de los Sussex.

Esta, no es la primera vez que los Sussex conectan a sus hijos en videollamada con el Palacio de Buckingham.

En febrero, Harry le confesó a James Corden que la Reina y su fallecido abuelo el príncipe Felipe veían el crecimiento de su hijo, Archie, a través de la pantalla.

Lea también:  Un repaso por el historial amoroso del príncipe Harry

“Han visto a Archie corriendo”, declaró.

La tocaya de la reina Elizabeth II

Según el historiador real Robert Lacey, el príncipe Harry y la reina Isabel comparten un “vínculo notable”, por lo que no sorprende que haya elegido el apodo de la reina para nombrar a su hija.

Como se sabe, la pareja había solicitado permiso a la reina Elizabeth, para usar su apodo de infancia como inspiración para nombrar a su bebé.

La monarca aceptó entusiasta, confirmando el vínculo fuerte que la une al príncipe Harry a pesar de las últimas revelaciones que el y su esposa han dado en diversas plataformas en las incluyen acusaciones de racismo contra la corona.

Según el historiador real Robert Lacey, el príncipe Harry y la reina Elizabeth comparten un “vínculo notable” que ha crecido en los años transcurridos desde la repentina e impactante muerte de su madre, Diana,  en 1997.

Diana, o Lady D, como era conocida por las multitudes que la aclamaban, fue también la inspiración para el segundo nombre de la menor de los Sussex.

Sin duda, la hermana menor de Archie ha conquistado a más de uno con su sólo nombre, que rinde homenaje a dos de las mujeres más influyentes y recordadas del mundo.