Un portavoz de la Casa Imperial de Japón informó el diagnóstico de la princesa Mako, a menos de un mes de su boda.

Por Arianna Gonzáles

Mako de Japón

La princesa Mako y su prometido, Kei Komuro, en la pedida de mano.

El comienzo de la vida matrimonial de la princesa Mako de Japón parece estar lleno de dificultades.

Luego de que la Casa Imperial confirmara la fecha de boda de la princesa y su prometido, por quien Mako renunciará a su título y a su dote de más de un millón de euros, un portavoz de la familia real japonesa ha anunciado un diagnóstico en la salud mental de la novia.

Según la confirmación, Mako sufre de transtorno de estrés postraumático debido a la “complicada” situación que atraviesa.

Las constantes informaciones negativas sobre su compromiso, su familia y rumores sobre su prometido y la madre de este le han causado preocupaciones que desencadenaron en complicaciones en su salud mental.

Cuestionado matrimonio

El príncipe heredero Akishino, con su esposa la princesa Kiko y sus tres hijos: Mako, Kako y Hisahito.

Como se sabe, Mako contraerá nupcias con Kei Komuro, ajeno a la realeza y a quien conoció mientras estudiaba en la Universidad de Tokio.

Su relación ha sido bastante cuestionada, debido a las críticas que recibe la familia de Komuro, por una deuda que su madre sostiene con un ex novio debido a un préstamo que realizó para pagar los estudios de su hijo.

Incluso, la princesa heredera Kiko, la madre de Mako, emitió un pronunciamiento en el que explicaban que no estaban de acuerdo con “algunas cosas”

“Hay cosas en las que estamos de acuerdo y en desacuerdo, pero (…) me gustaría respetar los sentimientos de mi hija mayor tanto como sea posible”, declaró.

A su vez, la misma Mako declaró que “tenía miedo de que sea imposible cumplir su deseo de tener una vida tranquila y feliz después de casarse”, lo que sugería que complicaciones así podrían formar parte de su futuro.

Lea también:  Peter Phillips, el hijo de la princesa Anne, en el ojo de la tormenta

Sin embargo, tanto los padres de la princesa como el emperador han aprobado el matrimonio de la pareja, en pro de su felicidad.

La gran boda

Contra todo pronóstico, la boda de Mako y Kei se llevará a cabo el martes 26 de octubre. El día elegido responde a una fecha que se considera traerá prosperidad al matrimonio.

La ceremonia distará mucho de los recordados enlaces reales, pues la pareja se limitará a registrar su matrimonio y ofrecer una rueda de prensa juntos.

Tras ello, la princesa se mudará a Nueva York, ciudad donde su futuro esposo trabaja como abogado.

La unión llevará a Mako a renunciar a una dote de más de un millón de euros, tradición que se concreta cuando una princesa contrae matrimonio.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.