El sábado 20 de febrero, la Casa del Faro volvió a ser el centro de la vida social y deportiva de la playa Embajadores, en Santa María. Su anfitrión, Petrus Fernandini, continuó con la tradición que Elías Fernandini Clotet, su padre, instaló desde hace más de cincuenta años en el emblemático lugar.