Por cuarto año consecutivo, la temporada de verano de Ancón empezó con una “lanchada”. Jóvenes y adultos navegaron en sus embarcaciones para aprovechar el buen clima, entre piqueos, bebidas y buena música. La puesta de sol marcó el final de una jornada para el recuerdo.